El idioma, costumbres similares, buenos sueldos y una liga atractiva. España ha sido durante muchos años un destino natural para los futbolistas latinoamericanos, sobre todo brasileños y argentinos, cuyos clubes de origen han basado su supervivencia económica en ventas multimillonarias de sus jugadores a Europa.

Pero el flujo constante de traspasos de una a otra orilla del Atlántico podría reducirse considerablemente tras la decisión de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de aprobar un reglamento de control económico para acabar con las abultadas deudas de los clubes y combatir la grave crisis que enfrenta el fútbol español, con hasta 12 equipos profesionales ahogados en la bancarrota y acogidos a la ley concursal.

"Si hay jugadores de calidad y futbolistas interesantes latinoamericanos, entiendo que tendrán su cabida en el fútbol español", dijo a The Associated Press Antonio Sanz, director de comunicación de Bahía Internacional, una empresa de gestión deportiva que representa al artillero del Chelsea Fernando Torres y al volante del Barcelona Pedro Rodríguez, entre otros.

"Tanto argentinos, uruguayos, brasileños estarán en España sin ningún problema. La calidad se seguirá pagando, lo que creo que se va a frenar es la cantidad", añadió.

Barcelona y Real Madrid se medirán en la ida de la Supercopa el 14 de agosto en el Santiago Bernabéu. Un clásico para alzar el telón de una temporada marcada por las deudas y la sombra de una huelga por el impago a futbolistas. El campeonato comienza el 21 de agosto.

Se calcula que la liga española adeuda unos 43 millones de dólares en salarios atrasados a más de 100 jugadores. Desde 2004, 23 equipos profesionales se han acogido al concurso voluntario de acreedores, una figura legal que permite a los clubes evitar la desaparición, mientras un administrador supervisa la gestión económica y la devolución del dinero adeudado.

De los 23, 11 consiguieron equilibrar sus cuentas. Otros 12 siguen en administración concursal, seis de ellos de la primera división: Granada, Zaragoza, Betis, Granada, Rayo Vallecano y Mallorca.

En julio, la asamblea de la LFP, que agrupa a los 42 clubes de primera y segunda división, ratificó un nuevo reglamento económico que se inspira en una normativa de transparencia financiera impulsada por la UEFA en 2010.

Las reglas obligarán a los clubes a presentar informes anuales auditados y un listado de traspasos y adquisiciones de jugadores pendientes de pago, además de prohibir deudas vencidas al cierre de transacciones con futbolistas, otros equipos y la administración.

Las sanciones que prevé la normativa van desde la prohibición de inscribir a un jugador en la competición hasta la pérdida de puntos en la clasificación, el descenso de categoría o directamente la expulsión del torneo.

El reglamento entrará en vigor de forma progresiva la próxima temporada y su implantación definitiva se prevé para la campaña 2014-2015.

"Se va a promover la solvencia de los clubes", explicó el presidente de la Liga, José Luis Astiazarán. "Se va a llegar a un equilibrio entre ingresos y gastos, regulado con la creación de un departamento de control".

Salvo grandes como Madrid y Barcelona, la fórmula complica enormemente las contrataciones para los 18 equipos restantes del campeonato, mientras no saneen sus cuentas.

Y la situación preocupa en Latinoamérica, uno de los principales mercados exportadores de futbolistas.

Desde Lionel Messi hasta Kaká, Diego Forlán o Daniel Alves, casi un centenar de futbolistas latinoamericanos militan en algún club de la primera división española. La mitad de ellos son brasileños o argentinos.

"Hemos estado analizando el mercado y en los últimos cinco años, los traspasos a clubes europeos se han reducido de una forma considerable", señaló Luciano Davi, director general de Internacional de Porto Alegre, para quien la nueva regulación española complicará aún más las cosas.

"Puede ser que la crisis económica en Europa haya hecho que los clubes se den cuenta que estaban pagando demasiado por algunos jugadores", añadió.

Sergio Marchi, líder del gremio de futbolistas argentinos, señaló que los clubes son los responsables de los problemas económicos que atraviesan.

"En todas las actividades primero se pagan las deudas y después se sigue comprando. El fútbol es una actividad distinta: antes de pagar las deudas se sigue gastando", indicó Marchi. "Tiene que existir disciplina y si la hay, nadie será perjudicado".

Aunque parece difícil que España le dé la espalda el mercado latinoamericano, sí es cierto que los equipos empiezan a buscar nuevas fórmulas para nutrir sus plantillas y evitar la perdida de competitividad en Europa y en la Liga.

La temporada pasada, por ejemplo, el campeón Barcelona y el subcampeón Madrid aventajaron en más de 20 puntos al Valencia, el tercer clasificado.

"Por presupuesto, sólo Madrid y Barcelona aspiran a ganar la liga. El resto somos meras comparsas", dijo José Carlos Pérez, consejero del Málaga. "Todo el mundo se está adaptando a la economía real de cada club. Y este año ha habido muchos menos fichajes".

El Málaga es probablemente la excepción. Lleva invertidos 85 millones de dólares en fichajes de renombre como Ruud Van Nistelrooy o Santi Cazorla. El equipo estuvo a punto de desaparecer a causa de las deudas, pero fue comprado por un jeque árabe.

Ahora pelea por hacerse un hueco entre los grandes de España. Un caso parecido al del Manchester City en Inglaterra.

Al margen de la entrada de capital externo, la mayoría de los clubes están optando por mirar a la cantera y menos a las perlas de América Latina.

También se apuesta por la vía Messi. Es decir, fichar a un joven talento de otra cantera para formarlo. Aunque según Sanz esta fórmula también es costosa, ya que se invierte mucho dinero durante varios años sin saber realmente si el futbolista llegará a triunfar.

"La crisis está haciendo que los clubes miren más hacia su cantera", dijo Sanz. "Los sueldos son menos atractivos y los equipos se han ajustado el cinturón".

El Granada, un recién ascendido a primera, se encuentra actualmente en administración concursal, pero está a punto de abandonarla.

En su caso, la cantera ha sido una pieza fundamental para el ascenso, pero también un novedoso convenio con el Udinese de Italia que le permite tener jugador a préstamo a muy bajo costo.

"Lo que va a bajar es la especulación en cuanto fichajes de jugadores. Que lo que se prometa se pague", argumentó David Navarro, delegado del Granada. "La liga española es envidiada en Europa por su nivel. Lo que tenemos que mejorar mucho los clubes son las actividades económicas".

"Hay que ofrecer lo que uno puede realmente pagar en función de los ingresos que va a tener", añadió.

___

Los periodistas de AP Tales Azzoni en San Paulo y Vicente L. Panetta en Buenos Aires contribuyeron a este despacho.