La Cámara de Representantes de Uruguay reconoció hoy con un homenaje a su selección de fútbol por su triunfo en la Copa América, por el ejemplo de humildad que ofrecen a la ciudadanía y por haber derrotado la cultura del "no se puede".

En un acto desarrollado durante el pleno de la Cámara en el que estuvieron presentes el seleccionador uruguayo, Óscar Washington Tabárez, su cuerpo técnico y representantes de todos los estamentos de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), los diputados alabaron el desempeño del equipo y sobre todos sus valores "de sacrificio" que les llevaron al éxito.

Según dijo el diputado del Partido Colorado Gustavo Espinosa, impulsor del homenaje, este triunfo de Uruguay en la mayor competición continental, que sirvió para poner al pequeño país sudamericano como el más ganador en la historia del torneo con quince victorias, es el resultado "de una siembra del día a día" y ofrece "un ejemplo digno de recorrer".

"En un mundo donde mucha gente va detrás de la violencia, la droga y la guerra, nuestros jugadores corren tras las pelota en todas las canchas del país y construyen una pasión que alimenta los triunfos, que son fruto de la dedicación y el sacrificio", dijo el diputado.

Por su parte, el diputado nacionalista Pablo Abdala destacó el éxito celeste como el resultado del "sacrificio, trabajo y la mucha humildad, que no es algo contradictorio con el triunfo" y señaló que a partir de ahora los uruguayos no tendrán necesidad "de vivir de la nostalgia".

El entrenador Tabárez, que recibió una placa de manos de los diputados en representación del equipo, se mostró "honrado y agradecido" por el reconocimiento y por haber conseguido la Copa América, fruto "del trabajo que hacemos en defensa de una imagen y de unos resultados".

Consultado por la prensa a la salida del acto, el director técnico apuntó que el nacimiento de este éxito tiene raíces históricas que tienen que ver "con la pasión por el fútbol" de los jugadores de esta selección y con el trabajo para adaptarse al fútbol moderno, "marcando un perfil de futbolista en todos los aspectos que hacen al rendimiento y al comportamiento".

"No sabíamos si (ganar) se podría hacer o no, pero era una posibilidad (..) hicimos énfasis en ir preparados a los partidos e ir trabajando en función de lo que dijeran los resultados", señaló.

Tabárez señaló además que pese a que "cuesta" despegarse de los éxitos obtenidos, el equipo uruguayo va a tener que hacerlo porque llega la eliminatoria para el Mundial 2014, a la que habrá que llegar "ni emocionados y bajoneados, porque las dos cosas no son buenas".

"Nos está constando por el reconocimiento de la gente, pero esperamos ponernos en condiciones de ir por más cosas, queremos ir al Mundial de Brasil, que es nuestro objetivo, más allá de la Copa América", concluyó.