El gobierno brasileño creó hoy una secretaría especial que será responsable de planificar las operaciones de seguridad y coordinar todos los cuerpos policiales durante eventos de gran importancia, como el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

La Secretaría Extraordinaria de Seguridad para los Grandes Eventos, vinculada al Ministerio de Justicia, fue creada mediante un decreto publicado hoy en el Diario Oficial de la Unión.

Se trata de un nuevo paso para garantizar la seguridad en el Mundial y en los Juegos Olímpicos, según una nota divulgada por la Presidencia.

La Secretaría también será responsable de la seguridad de otros grandes eventos previstos para los próximos años en Brasil, como la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible (Río + 20), que se celebrará en Río de Janeiro en junio de 2012, y la Copa de las Confederaciones de fútbol, prevista para julio de 2013.

Según el decreto firmado por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, la Secretaría contará con un comando de operaciones, uno de inteligencia, uno de logística y otro de proyectos especiales, y será dirigida inicialmente por el comisario José Ricardo Botelho, de la Policía Federal.

"La principal estrategia de la nueva estructura es buscar la integración entre los órganos federales, regionales y municipales", explica la nota de la Presidencia al referirse a la actual falta de coordinación entre los diferentes organismos de seguridad, como la Policía Federal, la Policía Militarizada, la Policía Civil y la Guardia Civil.

La legislación brasileña establece que la responsabilidad de la seguridad en los diferentes estados del país es de los gobiernos regionales, por lo que estaría en manos de los cuerpos policiales comandados por las respectivas administraciones, lo que impide que fuerzas policiales nacionales o municipales tengan mayor autonomía.

Según Botelho, además de coordinar las operaciones, la Secretaría será responsable de mejorar la capacitación de las fuerzas de seguridad y de los programas de adquisición de equipos y uso de tecnologías.

Las demandas de equipos y recursos para garantizar la seguridad durante el Mundial de 2014, por ejemplo, serán analizadas por la Secretaría en conjunto con los gobernadores de los doce estados en los que están previstos partidos mundialistas.

El gobierno brasileño ya había anunciado el año pasado un plan que ofrece incentivos económicos a los miembros de los cuerpos de seguridad que realicen cursos de capacitación de cara al Mundial y a los Juegos Olímpicos.

El Gobierno también ha invertido en tecnologías para el control del crimen y en la construcción de unidades de atención policial en numerosas favelas de Río de Janeiro que antes eran controladas por bandas de narcotraficantes.