El alemán Sebastian Vettel (Red Bull) se ha mostrado algo decepcionado por no haber obtenido la victoria en el GP de Hungría, en el que arrancaba con la 'pole', aunque se ha alegrado por haber ampliado un poco más la ventaja en la general respecto a su inmediato perseguidor, su compañero Mark Webber.

"Si miramos la general, ha sido una buena carrera, aunque nosotros lo que buscábamos era la victoria", ha precisado el líder del mundial de la F1, que ha vuelto a alertar a su equipo de que McLaren es ahora el rival que más difícil se lo está poniendo tras ganar las dos últimas carreras.

De la prueba en Hungaroring, Vettel ha reconocido, que a pesar de la ventaja que le otorgaba la 'pole', sufrió mucho por la presión que le ejerció Lewis Hamilton de inicio.

"Fue una lucha en el arranque inicial con los neumáticos intermedios. Al final, Hamilton fue más rápido que yo. Me presionó mucho y me salí de la pista porque era fácil perder el control porque el asfalto estaba muy resbaladizo", ha admitido.

"Cuando cambié a los superblandos, me sentí bien inicialmente pero me volví a salir, pero fue algo que también sufrió el resto. Al final, creí que podía ir rápido pero tuve problemas con los frenos y eso me pasó cuando faltaban unas 20 vueltas, así que no pude presionar a Button, que se fue", ha informado.

"Creo que siendo segundos damos un gran salto, pero tenemos que trabajar porque los McLaren han demostrado que son fuertes en todas las condiciones y eso se ha visto en las dos últimas carreras", ha añadido.