Los jugadores del Barcelona español completaron una doble jornada de entrenamientos en Washington de cara al partido amistoso de mañana sábado que van a disputar contra el Manchester United inglés.

Nadie dentro de la plantilla del Barcelona quiere hablar de revancha, pero sí son conscientes que es un partido importante dentro de la fase de preparación de cara a la próxima temporada y al duelo de la Supercopa que tendrán que enfrentar ante el Real Madrid.

El portero titular del 'Barça', Víctor Valdés, reconoció que estaban en plena frase de preparación y para nada llegan al duelo con el 'ManU' con la mentalidad de revancha.

"Nadie piensa eso dentro del equipo, simplemente trabajamos duro por hacer bien las casas", declaró Valdés. "Al final somos conscientes que aunque es un partido amistoso si es importante para nosotros".

El también delantero internacional David Villa dijo sentirse muy a gusto en los 'blaugranas'.

"Creo que los éxitos que tuvimos demostraron que somos un equipo importante tanto por nuestro juego como por los resultados que logramos", declaró Villa.

El jugador asturiano también declaró que era un afortunado en tener de compañero a un jugador de la categoría del argentino Lionel Messi, al que definió como el mejor del mundo.

Villa también dijo sentirse "feliz" y "encantado" de tener a Josep Guardiola como entrenador, al que calificó como muy bueno y su gran deseo era el poder estar a su lado durante muchos años.

"Ojalá que pueda trabajar con él por mucho tiempo y seguir haciendo bien las cosas", señaló Villa.

En los dos entrenamientos se dio la novedad de la vuelta al trabajo de Xavi Hernández, mientras que para el partido ante los 'Diablos Rojos' ingleses son ya bajas seguras el central Gerard Piqué, con una sobrecarga en el gemelo izquierdo, y el brasileño Maxwell, que sufre la misma dolencia en la parte abdominal.

También entrenó por separado Carles Pujol.

Antes que se diese el segundo entrenamiento en el FedEx Field, de Landover, Maryland, donde se va a jugar mañana el partido a las 19:00 hora local (23:00 GMT), los directivos del Barcelona, encabezados por el presidente, Sandro Rosell, se reunieron con los periodistas para hablar de la actualidad del equipo.

Pero el centro de atención estuvo en el asunto del posible fichaje del jugador del Arsenal inglés Cesc Fábregas y del que no ofrecieron ningún tipo de novedad, simplemente se limitaron a decir que son "moderadamente" optimistas, pero todavía no hay nada resuelto.

El equipo ha hecho la última oferta económica, que es inferior a los 40 millones de euros que pide el Arsenal, y esperan que sea el club inglés junto con el jugador los que lleguen a un acuerdo para que esos número cuadren.

El Manchester United también se entrenó sin novedad, con la única baja del delantero mexicano Javier 'Chicharito' Hernández, que será baja por al menos dos semanas debido a la leve conmoción cerebral que sufrió el pasado martes mientras se preparaba para el partido contra las Estrellas de la MLS.

El entrenador escocés del United, Alex Ferguson, reiteró que todo iba bien con el jugador internacional mexicano y que su proceso de recuperación era el normal.

Mientras que volvió a reiterar el gran equipo que era el Barcelona y lo interesante que iba a ser el partido para todos los aficionados.