El FC Barcelona cumplió con la segunda jornada de su estancia en Washington sin que los directivos ofreciesen nada nuevo con relación al posible fichaje del centrocampista catalán Cesc Fábregas, que milita en el Arsenal inglés.

Aunque se había rumoreado en los círculos cercanos a la delegación del Barcelona de gira por Estados Unidos, que esta tarde, en Washington, algún alto directivo, que podría haber sido el propio presidente del equipo, Sandro Rosell, diese más información del asunto, al final no hubo ninguna novedad.

Dentro de la delegación barcelonista se repitieron los mismos argumentos que han venido utilizando hasta ahora en torno al posible fichaje de Cesc, como son los de que la última oferta económica que han hecho al Arsenal es la definitiva y si no hay acuerdo, tampoco se buscará la contratación de otro jugador.

En este sentido, los responsables del Barcelona han destacado que tendrá que ser el propio jugador y el Arsenal los que puedan llegar a un acuerdo para que den respuesta final a la oferta que les tienen puesta sobre la mesa.

Además, se alaba también la actitud del jugador que ha demostrado claramente su interés por formar parte del Barcelona, algo que aprecian sobremanera y de que nadie tiene duda del gran corazón culé que tiene Cesc.

Sin embargo, desde el Arsenal, también, por boca de su propio presidente, Peter Hill-Wood, se admitió por primera vez que si el Barcelona sube la oferta por Cesc, el equipo inglés venderá al jugador, pero que las negociaciones han de acelerarse, y que no habrá ningún tipo de rebajas.

De acuerdo con las declaraciones que Hill-Wood hizo al periódico 'Daily Star', el Arsenal ha pedido una cantidad "razonable" por lo que se está pagando en estos momentos dentro del mercado internacional de jugadores, y que, según fuentes periodísticas inglesas, rondaría los 40 millones de euros.

Nadie dentro de la delegación del Barca, que se encuentra en Washington, ha querido dar a conocer la última oferta económica que el equipo ha presentado al Arsenal, pero es evidente que no llega a lo que pide el equipo inglés.

De ahí, que desde el equipo catalán se insista que tendrá que ser el propio jugador y el Arsenal los que lleguen a un acuerdo para que el fichaje pueda cerrarse.

De momento, el 'culebrón' del fichaje de Cesc por el Barcelona continúa una jornada más, mientras el resto del equipo completo el segundo entrenamiento de la jornada de hoy, viernes, de cara al partido amistoso que mañana, sábado, va a disputar contra el Manchester United, en el FedEx Field, de Landover (Maryland).

Entre medias de los dos entrenamientos, la delegación al completo del Barcelona visitó primero la sede del Congreso estadounidense y luego hicieron un tour dirigido por el interior de la Casa Blanca, la mansión donde se encontraba el presidente Barack Obama, pero al que no pudieron ver.