El abridor dominicano Ervin Santana se convirtió en la gran figura de los Angelinos de Los Ángeles después de lanzar el primer partido sin hit en 27 años y los ayudó a ganar por 3-1 a los Indios de Cleveland.

Santana (6-8), que sacó 10 ponches y dio una base por bolas, permitió sólo dos corredores: el primer bateador que enfrentó, que se embasó por error, y otro con un pasaporte en la octava, pero la carrera que le hicieron fue sucia.

Su trabajo en el montículo fue de 105 lanzamientos, 76 de ellos a la zona de strike. Nueve veces puso la cuenta en 0-2.

El inicio del partido parecía difícil para Santana, cuando el jardinero central venezolano Ezequiel Carrera se embasó después que el campocorto dominicano Erick Aybar no pudo atrapar un rodado que le rebotó en el guante.

Carrera se robó la segunda base, fue a tercera en un rodado de out y anotó con un lanzamiento descontrolado.

El pasaporte que dio a al tercera base Lonnie Chisenhall en la octava fue la única otra mancha de Santana, que ponchó a tres para cerrar el espisodio y abrir el camino a culminar una jornada para la historia del equipo y del béisbol de las Grandes Ligas

El lanzador derecho de 28 años silenció a la artillería pesada de los Indios y tiró el primer juego sin hit solitario de los Angelinos desde que Mike Witt lanzó un partido perfecto el 30 de septiembre de 1984.

Posteriormente, el 11 de abril de 1990 hubo un juego sin hit combinado de Mark Langston (7 entradas) y Mike Witt (2) en una victoria 1-0 ante los Marineros de Seattle.

Fue el sexto juego sin hit de un lanzador dominicano y el tercero que se registra esta temporada en las mayores.

Uno de ellos fue obra de otro dominicano, Francisco Liriano, de los Mellizos de Minnesota, que lo consiguió el pasado 3 de mayo ante los Medias Blancas de Chicago.

El otro lo tiró el pasado 7 de mayo el abridor estelar de los Tigres de Detroit Justin Verlander contra los Azulejos de Toronto.

Los otros dominicanos que consiguieron partidos sin hit en las grandes ligas son Ubaldo Jiménez, de los Rockies de Colorado; Ramón Martínez, José Jiménez y Juan Marichal, los tres ya retirados.

Santana declaró al concluir el partido disputado en Cleveland, que comenzó a pensar en la posibilidad de un juego sin hit cuando dio inicio el octavo episodio.

"Todos sabemos que hay peloteros que pueden llegar perfectamente a la quinta y sexta entrada sin conseguir que le peguen de hit, pero a partir de ahí todo se complica", valoró Santana.

El abridor dominicano fue lo que hizo en la última salida al montículo cuando trabajo también perfecto las cinco primeras entradas contra los Orioles de Baltimore.

Santana se convirtió en el primer no hitter en el Progressive Field, de Cleveland, un parque que en 1994 fue inaugurado con el nombre de Jacobs Field.

El último lanzador que dejó a los Indios sin hits fue Jim Abbott, de los Yanquis de Nueva York en el partido que disputaron el 4 de septiembre de 1993.

Santana sorprendió a todos con la gran labor que realizó desde el montículo ya que su marca contra los Indios era hasta el partido de hoy, miércoles, de 0-6 y 4,98 de promedio de efectividad en diez salidas al montículo.

El ataque de los Indios sólo estuvo cerca de pegar imparable cuando el novato segunda base Jason Kipnis abrió la sexta entrada con un rodado que no pudo ser atrapada por el propio Santana.

Pero el segunda base Howie Kendrick se tiró, atrapó la pelota y de rodillas le alcanzó para enviar la pelota al inicialista Mark Trumbo, que puso out al corredor.

Los 21.546 aficionados, muchos de ellos en su hora de almuerzo ya que el partido se jugó al mediodía, aplaudieron cuando Chisenhall tomó base por bolas con un "out" en el octavo episodio.

Pero en las tribunas reinó mayormente un silencio expectante y todo el mundo estaba pendiente del no hitter.

Santana no tuvo problemas en el noveno después que el bateador emergente Travis Buck se ponchó mirando, el veloz Carrera murió en una rola por tierra de out fácil y el guardabosques izquierdo Michael Brantley pegó un elevado que iba a caer en el guante del jardinero central Peter Bourjos.

Nada más sacar el último "out" del partido, los jugadores de los Angelinos se fueron todos para abalanzarse sobre Santana, que mostro su felicidad y satisfacción con una amplia sonrisa.

Además del no hitter, el triunfo fue importante porque los Angelinos tratan de dar alcance a los Vigilantes de Texas en la División Oeste de la Liga Americana.

La victoria fue la tercera de Santana en 11 aperturas desde el 30 de mayo.

El abridor dominicano perdió cuatro seguidos entre el 4 y el 21 de junio, pero lleva marca de 3-0 en las seis aperturas que hizo desde entonces.

El pasado viernes concedió tres imparables y una carrera en siete entradas y dos tercios del partido que los Angelinos ganaron por 6-1 a los Orioles.