El equipo estadounidense se plantea los Campeonatos del Mundo de Natación 2011 como uno de los primeros pasos de cara a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, según reconocieron hoy, en Shanghái, sus representantes en la rueda de prensa de presentación de la selección norteamericana.

Los entrenadores Eddie Reese y Jack Daverde, junto a la bracista Rebecca Soni y la espaldista y librista Natalie Coughlin, el velocista Jason Lezak y uno de los nadadores más completos del momento, Ryan Lochte, comparecieron ante la prensa internacional en el Centro Oriental de los Deportes de Shanghái. Posteriormente, en otra rueda de prensa, lo hicieron el catorce veces medallista de oro olímpico, Michael Phelps, y su entrenador Bob Bowman.

Lochte quitó importancia a duelo deportivo más esperado en estos campeonatos, el que mantendrá con Phelps en los 200 estilos. Y dijo que cree que el título no solo estará entre los dos, sino que también habrá que contar con el húngaro Laszlo Cesh.

Ryan Lochte, nacido en Nueva York, pero que compite y entrena en la Universidad de Florida, reconoció que ahora es mejor nadador que cuando hace tres años viajo a China para participar en los Juegos Olímpicos de Pekín.

"Estoy muy bien", dijo, pero no cree estar entre los favoritos y declaró que su objetivo está en Londres 2012. El neoyorquino ironizó sobre un accidente de coche que sufrió este año, respecto al que consideró que siempre que se acerca una competición importante sufre un accidente, pero se recupera pronto. "Es una buena señal", bromeó.

Respecto al japonés Ryosuke Irie, Lochte afirmó: "Tiene el mejor nado de espalda que he visto nunca. Va a ser una gran carrera (los 200 espalda)".

Natalie Coughlin, una de las más veteranas del conjunto estadounidense, manifestó que sigue en la competición, entre otras cosas, porque tiene uno de los mejores trabajos que se puede tener: cuidar de su cuerpo, además de entrenar y viajar por el mundo.

Preguntada por sus rivales, la nadadora de california señaló que nunca centra su trabajo en superar o batir a unas competidoras en concreto, sino que trabaja y en tratar de hacerlo lo mejor posible.