Barcelona contrató al delantero chileno Alexis Sánchez, del Udinese de Italia, por 26 millones de euros (37 millones de dólares), el primer gran fichaje del campeón de Europa con miras a la próxima temporada.

El campeón español confirmó el acuerdo el jueves en su cibersitio y dijo que el futbolista de 22 años accedió a un contrato por cinco años. No se revelaron los detalles.

El club dice que las posibles bonificaciones podrían añadir 11,5 millones de euros (16,5 millones de dólares) al contrato. Sánchez se someterá a un examen médico y firmará antes de ser presentado el lunes.

Se trata del primer chileno que firma para el Barcelona.

El traspaso de Sánchez, de 22 años, es el más caro en la historia del fútbol chileno. Podría duplicar la venta de Marcelo Salas en 2001, cuando pasó de la Lazio a Juventus. La venta de Salas fue por 25 millones de dólares y en la operación se incluyó al delantero Darko Kovacevic.

Sánchez inició su carrera en Cobreloa en 2005 y después en 2007 pasó a Colo Colo, año que jugó a préstamo en River Plate de Argentina. Udinese lo contrató en el 2008, campeonato en que marcó apenas tres goles, en el 2009 aumentó a cinco y su destape fue en el pasado torneo con 12.

El "Niño Maravilla" brilló en la Copa América que se disputa en Argentina, donde Chile fue eliminado en cuartos de final.

Sánchez probablemente sea utilizado por el técnico Pep Guardiola como extremo, aprovechando su velocidad y buen control del balón para darle aún más llegada al temible ataque del Barsa. David Villa y Pedro Rodríguez jugaron en esa posición la mayoría del tiempo la temporada pasada, en la que el Barcelona ganó los títulos de la liga española y la Liga de Campeones.

"Es joven, puede jugar en las tres posiciones de ataque, tiene mucha intensidad defensiva, destaca en uno contra uno y es muy vertical, además de muy buen chico", señaló Guardiola.

Si el acuerdo alcanza su valor máximo de 37,5 millones de euros (54 millones de dólares), sería el segundo fichaje más caro en la historia del Barcelona después de haberle pagado 65 millones de dólares al Inter por el delantero Zlatan Ibrahimovic, en un acuerdo que incluyó la salida de Samuel Eto'o al club italiano.

Ahora la meta del Barsa es fichar al volante del Arsenal, Cesc Fábregas. Guardiola dijo que Sánchez era la prioridad del club catalán, aunque siguen soñando con el regreso de Fábregas al equipo en el que dio sus primeros pasos.