El partido de la final del Mundial femenino de fútbol se convirtió en el más visto en la historia de las trasmisiones de este deporte que ha realizado la cadena de televisión ESPN.

El duelo del domingo, en el que Japón remontó dos veces para empatar el marcador (2-2) y al final vencer por penaltis a Estados Unidos, generó un "rating" nacional de 7,4 puntos en el territorio estadounidense.

El mayor nivel que se había observado era de 4,0, el año pasado, durante un encuentro entre Estados Unidos y Argelia, en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Con un promedio de casi 13,5 millones de televidentes, éste fue el sexto partido de fútbol más visto en la historia de cualquier canal en Estados Unidos. El récord sigue siendo la final mundialista de mujeres en 1999, que tuvo 11,4 de "rating".

La medición del "rating" se hace con el porcentaje de todas las viviendas con los televisores sintonizados en determinado programa.