Alex viene de una familia de larga y distinguida trayectoria beisbolera. Su abuelo Ralph Ávila, nacido en Cuba, vino a los Estados Unidos a principio de los años '60 como exiliado político dejando su adorada patria atrás.

Ralph fue reconocido como uno de los grandes "scouts", (reclutadores de talento joven) de los Dodgers de Los Ángeles por más de 30 años, comenzando en el año 1970. El padre de Alex, Al Ávila es hoy Vicepresidente y Sub Director General Adjunto de los Tigres de Detroit, el mismo equipo donde Alex viste su franela.

Su nombre de pila completo es Alexander Thomas Ávila. El Thomas es en honor a su padrino, Tommy Lasorda, el ex - manager y reconocido símbolo del exito de los Dodgers de Los Ángeles. Lasorda es amigo de la familia Ávila desde que jugó beisbol invernal en Cuba hace más de 50 años.

Ralph no-solo fue pionero en el desarrollo de peloteros latinos (especialmente dominicanos) en el beisbol organizado y en las Grandes Ligas, sino que tambien fue instrumental en el desarrollo de la Academia de Beisbol de los Dodgers en la República Dominicana, la primera en su clase. Ralph era el hombre que les abría las puertas a jóvenes procedentes de familia pobres y les proporcionaba la gran oportunidad de convertirse no-solo en exitosos peloteros de grandes ligas sino tambien en hombres de bien.

Muchos de ellos regresaban a sus comunidades con el propósito de ayudar al prójimo.

Varios de esos peloteros de origen Dominicano de gran calibre que pasaron por los Dodgers de Los Ángeles como Ramón y Pedro Martinez, Raul Mondesí y Jose Offerman, fueron discípulos de Ralph Ávila.

Yo tuve el verdadero placer de compartir con este gran señor y su impecable familia en Phoenix, AZ recientemente durante las festividades del Juego de las Estrellas. Ralph Ávila es una enciclopedia ambulante sobre el tema de la contribución que han hecho en los últimos 50 años los peloteros caribeños a las grandes ligas de beisbol.

Profundizando...

Para un gran fanático y estudioso del beisbol como yo, dicha oportunidad fue única, y tomó mayor importancia y relevancia cuando dicha conversación nos llevó al tema vigente, su nieto de 24 años Alex Ávila quien había sido seleccionado por el voto de los fanáticos para ser titular del equipo Todas Estrellas representando la Liga Americana. La historia de su nieto no solo lo llena de orgullo sino que lo mantiene joven y con vigor, dada la gran calidad humana del muchacho y la madurez con la que se comporta.

Alex fue seleccionado por los Tigres de Detroit en la 5ta ronda del draft de la MLB del 2008 procedente de la Universidad de Alabama. Solos unos meses despues hizo su debut en Grandes Ligas con la franela de Detroit el 6 de agosto del 2009 en un partido contra los Orioles de Baltimore. Ese día Alex se inauguró con dos sencillos y una carrera empujada.

Como si esto fuera poco, el próximo día le dieron la oportunidad de ser titular y en su primera aparición como bateador conectó el primer cuadrangular de su carrera. Durante el resto de la temporada 2009 Alex apareció en 29 juegos bateando para un promedio de .279, con 5 cuadrangulares y 14 carreras empujadas. Durante la temporada del 2010 Alex formó parte del equipo de grandes ligas de los Tigres de Detroit y obtuvo resultados bastante buenos: en 104 partidos, bateó para un promedio de .228, conectando 7 cuadrangulares y empujando 31 carreras.

Momento clave

Alex se consagró como titular al principio de la temporada 2011. Pero no todo ha sido color de rosa como parece para el joven Ávila. Al comienzo de la temporada algunos de los fanáticos de los Tigres de Detroit directamente acusaron de nepotismo a la gerencia del equipo, dado a que como mencionamos anteriormente, su padre es un alto ejecutivo de la organización.

Esto se complicó un poco más cuando Alex abrió la temporada abanicando tres veces contra los Yankees de Nueva York en el primer partido y haciendo una labor pobre detrás del plato. En esa instancia los fanáticos de los Tigres se ensañaron en el joven receptor y le echaron la culpa de todo lo que aquejaba al equipo.

Desde ese momento en adelante, el recien casado Alex embarcó en una labor titánica, demostrando que merece ser titular, no solo apuntando a que posee un gran talento físico sino tambien a una fortaleza de temperamento y carácter enorme.

Estas cualidades lo llevaron a ser reconocido por sus colegas y los fanáticos en general como el más distinguido en su posición en la Liga Americana durante la primera mitad de la temporada 2011, donde apareció en 76 partidos, conectó 10 cuadrangulares, 46 carreras empujadas y un promedio de bateo de .286. Además, Alex fue el receptor titular durante el partido donde el lanzador estelar de los Tigres, Justin Verlander lanzó un juego cero hits/cero carreras.

No hay duda que este joven receptor de raíces cubanas se ha ganado el apoyo de todos los fanáticos del beisbol en general y de los Tigres de Detroit en particular quienes hoy lo aplauden con fervor. Él tiene un futuro brillante, no solo en el beisbol de grandes ligas, sino tambien dentro de una familia ejemplar. Toda su familia y amigos están orgullosos de Alex y lo admiran como se merece.

Raúl de Quesada especial para Fox Deportes.com