El presidente de Ecuador, Rafael Correa, pidió hoy solidaridad "más que nunca" para la selección ecuatoriana que quedó eliminada en la primera fase de la Copa América Argentina 2011.

"Hoy más que nunca debemos ser solidarios con la tricolor", indicó Correa al criticar que cuando el equipo tiene éxito se le apoye y se asuma el triunfo como colectivo, pero cuando fracasa, la derrota tiene nombres y apellidos.

Correa dijo que hubo problemas para la preparación y señaló que la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) tomará "las decisiones adecuadas" con respecto al seleccionador, el colombiano Reinaldo Rueda.

"Tampoco es que podemos cuestionarlo por un torneo. Esto es un proceso, tal vez se necesite recambio generacional en la selección nacional", dijo Correa en su informe semanal de labores.

El Jefe de Estado reiteró que hay que dar respaldo a la dirigencia de la FEF.

"Hoy más que nunca tenemos que estar unidos para que culmine el proceso de nuestra tricolor y podamos clasificar al próximo Mundial en Brasil", recalcó.

En la Copa América, la selección de Ecuador empató un partido sin goles con Paraguay, perdió 0-1 con Venezuela y 2-4 ante Brasil.

Correa calificó de "partidazo" al encuentro con Brasil, aseguró que esa selección ecuatoriana jugó "de igual a igual" y destacó la actuación con Paraguay en tanto que apuntó que "ya pasó la época en que Venezuela era el 'patito feo' en la Copa América".