La oficina de la liga del baloncesto profesional de la NBA confirmó que en los dos últimos días se habían despedido a 114 trabajadores de su plantilla.

Sin embargo, el portavoz de la NBA, Mike Bass, declaró que los despidos no tenían nada que ver con la situación laboral que ha generado el cierre patronal y que ha paralizado toda la actividad deportiva del deporte del baloncesto profesional en Estados Unidos.

De acuerdo a Bass, los despidos, que representan el 11 por ciento del personal que la NBA tiene en las oficinas de Nueva York, Nueva Jersey e internacional, no guardan relación directa con el cierre patronal, pero sí se encuentran en la política de reducción de costos en comparación a los ingresos que pueda tener la liga.

"Más bien es una respuesta a que los costos de funcionamiento serán superiores a los ingresos, por lo tanto se hizo necesario la reducción de personal", explicó Bass.

El portavoz de la NBA detalló que el 11 por ciento de reducción de personal en la oficina de la liga se incluye dentro de un programa a más largo plazo de reducir 50 millones de dólares en los costos de la gestión en todas las áreas de los negocios.

La liga ha reiterado que la pasada temporada los equipos tuvieron unas pérdidas superiores a los 300 millones de dólares, al margen de los cientos de millones que también habían perdido en los años anteriores que estuvo vigente el antiguo convenio colectivo que expiró el pasado 30 de junio.

Los dueños establecieron el cierre patronal después de que ambas partes no pudieran alcanzar un acuerdo en las negociaciones para el nuevo convenio colectivo.

Nada más ordenase el cierre laboral, el comisionado de la NBA, David Stern, dijo que era demasiado pronto para establecer el efecto que podría tener en el personal administrativo, pero admitió que la liga tendría que revisar todo el apartado global de la gestión.

Los primeros despidos muestran que la reducción de personal ya ha comenzado, una política que se ha ejercido desde octubre del 2008 entre todos los equipos.

Desde entonces al menos 275 personas han dejado su puesto por motivos de despido o salidas voluntarias que luego no han sido cubiertas por otros trabajadores.

La liga también ha reducido los costos administrativos, de viaje y nueva tecnología.

La reorganización en las oficinas en el exterior hizo que cerrasen las de París y Tokio, mientras que también eliminaron un estudio de televisión que tenían en Secaucus (Nueva Jersey), donde anualmente realizaban la lotería previa al sorteo universitario.

La famosa y tradicional tienda que la NBA tenía en la Quinta Avenida de Nueva York ha sido cerrada y de acuerdo a la liga será reabierta, pero en otra localización.

De momento también dos equipos, los Pistons de Detroit y los Bobcats de Charlotte, del que es dueño Michael Jordan, ya han realizado recortes en su personal administrativo tan sólo dos semanas después de haberse declarado el cierre patronal.

Se espera que en los próximos días otros equipos también sigan el ejemplo de los Pistons y los Hornets, especialmente en aquellas franquicias que sufrieron importantes pérdidas económicas durante las últimas temporadas.