El luxemburgués Frank Schleck aseguró hoy, viernes, que "nunca habrá guerra" con su hermano Andy por hacerse con la jefatura del equipo Leopard en el Tour de Francia.

"Esa cuestión tiene que dejar de plantearse. Nunca habrá guerra entre nosotros. Ni siquiera una disputa. Lo más importante es que ganemos el Tour, es nuestro sueño y vamos a trabajar para hacerlo realidad sin importar quien de los dos lo gane", aseguró el mayor de los hermanos.

"Eso ha sido así siempre y lo seguirá siendo, si algún día cambia, será el momento de terminar nuestra carrera", agregó.

Frank Schleck salió así al paso de las especulaciones sobre una batalla fratricida en el seno del Leopard para hacerse el liderazgo del equipo.

El mayor de los Schleck, de 31 años, es segundo de la general y aventaja a su hermano en 28 segundos. Además, se mostró más fuerte que él en los ascensos al Muro de Bretaña, donde Andy quedó descolgado del grupo de favoritos, y de Luz Ardiden, donde Frank fue segundo por delante del grupo de favoritos.

Esas dos actuaciones han hecho que muchos consideren que el Leopard debería apostar por Frank en detrimento de Andy, cinco años más joven, que llegó al Tour como virtual jefe de filas en función de sus dos segundos puestos en la ronda gala.

Desde el equipo siempre se ha dicho que la carrera marcará quién de los dos es el favorito.

Andy no entró hoy en ese debate y se limitó a analizar la carrera.

"Si podemos repetir mañana lo de Luz Ardiden será perfecto, pero no todos los días sale todo tan perfecto. Confío en no perder tiempo, incluso en ganar algo", afirmó.

"Sería suicida atacar pronto. Plateau de Beille es diferente de Luz Ardiden, es un puerto perfecto para Cadel Evans", señaló.

Su hermano Frank señaló que no afronta la etapa de mañana con una presión suplementaria por el hecho de estar segundo en la general.

"No tengo ninguna presión, haré lo que crea que es mejor en cada momento de la carrera para no lamentar nada al final", dijo.