Leonardo aseguró el jueves que su alejamiento como técnico del Inter de Milán no fue un acto de traición.

"No ha habido ninguna traición y la rescisión del contrato con el Inter se produjo cuando firmó el nuevo entrenador, (Gian Piero) Gasperini", dijo el entrenador brasileño en una rueda de prensa el jueves en el estadio San Siro.

Leonardo informó que recién ha comenzado negociaciones para asumir un puesto ejecutivo con el París Saint-Germain.

"No niego que la posibilidad de ir al París Saint Germain es concreta, pero aún hoy es una posibilidad: hablé hace dos días con sus propietarios, pero no se como terminará", manifestó Leonardo.

"No he tratado antes con el PSG, sino hace solo tres días. Yo estaba a disposición del Inter hasta la firma de Gasperini, tanto que dos veces Moratti dijo que habría podido quedarme", añadió Leonardo.

Contó que el 6 ó 7 de junio "fui invitado por los nuevos propietarios del PSG, club con el cual tengo una fuerte relación. Me invitaron para hablar de un eventual proyecto futuro, pero yo lo rechacé".

"Después, ante la insistencia, hablé con (el presidente del Inter, Massimo) Moratti, quien me autorizó para ir hablar, así, como información", afirmó.

Dijo que le propusieron trabajar con el PSG, "pero yo respondí que era imposible porque no quería dejar el Inter, se lo conté a Moratti y el me trató como un padre a un hijo".

"Como me conoce, me dijo 'para ti es una cosa hermosa', no me ha bloqueado, por el contrario, me dejó en la condición de considerar esa opción", prosiguió.

Sin embargo, agregó, llegó la noticia del llamado telefónico al técnico argentino Marcelo Bielsa, que desencadenó una situación muy complicada, y que "yo no he querido comentar".

Aclaró que los ataques verbales de los hinchas del Milan, equipo que antes entrenó, no tienen nada que ver con su decisión de dejar la ciudad.

Además de haber conquistado la Copa Italia con Leonardo al mando, Inter quedó segundo en la Serie A, detrás del campeón Milan.