Aunque todavía faltan arreglos al inmueble, el estadio Monumental albergará la final de la Copa América el 24 de julio, confirmó el miércoles el presidente del comité organizador José Luis Meiszner.

El propio Meiszner declaró en la víspera que, al día de hoy, el estadio de River Plate no está listo para la final porque no se han arreglado los daños ocasionados por los hinchas de ese club en los disturbios del 26 de junio, cuando el equipo descendió a la segunda división.

El miércoles, sin embargo, declaró que "vamos a poder honrar la programación tal como fuera oportunamente concebida".

Entre otras cosas, hay que arreglar unas 4.000 butacas y los baños.

Meiszner declaró el miércoles que al mantener la sede de la final "se evita una serie de inconvenientes de mudanza y logística".