El campeón del mundo de MotoGP, el español Jorge Lorenzo (Yamaha), consideró hoy, tras hablar ayer, viernes, con el italiano Marco Simoncelli (Honda) en Mugello, que éste no tiene ninguna intención de cambiar su forma de pilotar.

Simoncelli mantiene una polémica con los españoles Dani Pedrosa (Honda) y Lorenzo, a los que ha enviado al suelo en carrera en el último mes y medio. Ayer, viernes, Lorenzo y Simoncelli mantuvieron una conversación después de la reunión de la Comisión de Seguridad del campeonato.

Hoy, en una rueda de prensa en Mugello, donde se disputa el Gran Premio de Italia, el piloto de Palma de Mallorca dijo: "En un principio él me ofreció la mano, yo se la di y acepté sus disculpas, y me dijo que sentía mucho lo de Holanda (donde le tiró hace una semana en la primera vuelta)".

"Lo que yo quería escuchar es lo que yo os dije a vosotros: que él reconociese que estaba haciendo algo mal y que se había equivocado en la mayoría de sus acciones a lo largo de éste año, del año pasado y de los años de 250 c.c.", aclaró.

Lorenzo agregó: "Lo vi muy a la defensiva, siempre defendiendo su postura. Para él, menos la acción de Le Mans con Dani, él no tenía la culpa".

"Él cree que en Valencia (el año pasado) yo tenía la culpa porque él iba delante y el que va delante tiene la razón pero también dice que en la acción con Bautista aquí, en 2009, es Bautista el que tiene la culpa cuando es Bautista el que iba delante", declaró.

"Pone un muro defensivo y dice que no necesita ningún profesor que le enseñe a pilotar. Me dio la sensación de que no tiene ninguna intención de cambiar su forma de pilotar. Yo hablo italiano y el español, me decía tío, pero entendemos las carreras de diferente manera", indicó.