El juez federal Kevin Gross, de Delaware, autorizó hoy que los Dodgers de Los Ángeles establezcan un acuerdo por bancarrota, que los financiará con 150 millones de dólares, después de que el equipo aclaró ciertas preocupaciones planteadas por las Grandes Ligas.

Aunque los abogados de las Grandes Ligas dijeron que la organización del béisbol profesional podrían gestionar mejor la financiación, con menos costo de intereses, el juez Gross aprobó la petición presentada por los Dodgers.

Luego de intercambiar informes sobre la financiación propuesta, en los que se criticaban duramente, los abogados de las Grandes Ligas y del equipo, acordaron que los Dodgers podían seguir con su acuerdo en forma provisional, a la espera de una audiencia prevista para el 20 de julio.

El acuerdo incluye la reducción de una tarifa propuesta para el grupo prestamista, de 4,5 millones de dólares a 250.000, así como el retiro de ciertos plazos relacionados con la venta de los derechos de transmisión de los juegos.

El martes, más temprano, las mayores acusaron al dueño de los Dodgers, Frank McCourt, de quedarse con más de 100 millones de dólares en ingresos y de llevar al equipo hacia una crisis de liquidez.

Los Dodgers informaron que las Grandes Ligas trataban de estrangular las finanzas del equipo al no querer aprobar un acuerdo de televisión que hubiese evitado todos los problemas financieros por los que atraviesa la histórica franquicia.

Después de conocerse la decisión del juez Gross, varias fuentes cercanas a las Grandes Ligas, confirmaron que la dirección del béisbol profesional tienen planes de presentar una moción en el futuro para hacerse cargo legalmente de la gestión de los Dodgers.

De acuerdo a los estatutos del béisbol de las Grandes Ligas, El comisionado Bud Selig puede hacerse cargo de un equipo que haya buscado la protección del capítulo 11 para acogerse a la bancarrota.

Sin embargo, para que se llegue a esa fase legal, antes las Grandes Ligas tendrán que presentar una moción legal solicitando la desaparición de la franquicia.

De acuerdo a la misma fuente anónima que utilizan varios medios de comunicación de Los Ángeles, ese será el objetivo final que tiene en su mente el comisionado Selig, aunque no estableció fechas concretas para que eso pueda suceder.