LOS ANGELES, EEUU.- Los Dodgers de Los Angeles solicitaron este lunes la protección por bancarrota a un tribunal en Delaware y atribuyeron la coyuntura a la negativa del beisbol de las Grandes Ligas a aprobarles un acuerdo multimillonario con la televisión.

El dueño de los Dodgers, Frank McCourt, contaba con la aprobación del convenio para mantener a flote al conjunto, el cual atraviesa dificultades financieras.

El capítulo 11 de financiamiento permite a los Dodgers utilizar 150 millones de dólares para operaciones diarias, les da tiempo para que busquen un acuerdo con medios y les garantiza la estabilidad financiera a largo plazo, dijo el conjunto en un comunicado.

Un juez necesita aprobar la utilización del dinero y una audiencia está prevista para el martes.

"Todo seguirá normal en las operaciones diarias de los Dodgers, el equipo de beisbol o la afición", se dijo en el comunicado.

El comisionado del beisbol, Bud Selig, anunció la semana pasada que no aprobaría un convenio televisivo de los Dodgers con Fox Sports y que según versiones de prensa alcanzaría los 3.000 millones de dólares.

La decisión de Selig dejó casi sin activos líquidos a McCourt, quien afronta la perspectiva de no pagar el jueves la nómina de Los Dodgers, con la posterior intervención del equipo por las Grandes Ligas.

McCourt defendió su administración del equipo y afirmó que lo convirtió en rentable y ganador. Asimismo, señaló que los Dodgers han intentado durante casi un año que Selig concediera la aprobación al acuerdo con Fox.

"(Selig) dio la espalda a los Dodgers, nos trató diferente y nos obligó al punto en el que nos encontramos hoy", dijo McCourt en su comunicado.

Pat Courtney, portavoz de las Grandes Ligas, no respondió de inmediato a un mensaje de correo electrónico para que hiciera declaraciones sobre el asunto.

El portavoz de McCourt, Steve Sugerman, dijo que Frank McCourt no estaría disponible el lunes para la prensa.

Entre los 40 mayores pagos pendientes, ahora en incertidumbre que el equipo enumera en la petición de bancarrota, figuran casi 21 millones de dólares al retirado toletero dominicano Manny Ramírez; 11 millones a Andruw Jones; 4,4 millones al lanzador japones Hiroki Kuroda; y 3,5 millones a los Medias Blancas de Chicago.

De acuerdo con la solicitud de bancarrota, los Dodgers comenzaron a experimentar "dificultades financieras" en 2010 debido a un declive en la asistencia al estadio, el pago de 22 millones de dólares por compensaciones diferidas y reparto de ganancias.

El vicepresidente del equipo, Jeffrey Ingram, dijo en documentos presentados al tribunal que los Dodgers "están al borde de quedarse sin activos, resultado de una combinación de diversos acontecimientos".

"Es obvio que (Frank McCourt) tiene muy pocas opciones en este momento", dijo David Carter, director ejecutivo del Instituto de Negocios Deportivos de la USC.

"Parece el caso de un partido de ajedrez de altas implicancias entre Frank McCourt y la MLB, y se está quedando sin piezas. Esta es una de las semanas más ingratas en la historia de los Dodgers.

McCourt tenía esperanzas en que Selig firmara la operación que le habría redituado de inmediato 385 millones de dólares y que era vital para el cumplimiento de un acuerdo que lo involucraba a el, su esposa y la ex directora general de los Dodgers, Jamie McCourt.

Un correo electrónico dejado al portavoz de Jamie McCourt, Matthew Hiltzik, no fue respondido de inmediato.

Los McCourt están envueltos en un divorcio contencioso en el que sus hábitos de derroche fueron detallados en los documentos presentados ante el tribunal. La ex pareja tomó prestados más de 100 millones de dólares en creditos por negocios relacionados a los Dodgers, según los expedientes.

En abril, la MLB adoptó la medida extraordinaria de asumir el control de Los Dodgers debido a las dificultades financieras en las que se encuentran.

El ex presidente de los Rangers de Texas, Tom Schieffer, fue nombrado para que supervise el equipo a nombre de Sellig, quien dijo que adoptó la medida debido a su preocupación sobre las finanzas y la administración de los Dodgers.