La delegación de Brasil se declaró satisfecha con los preparativos de los Juegos Panamericanos de Guadalajara, aseguró hoy el jefe de misión de ese país, Bernard Rajzman.

Aseguró que su delegación no está preocupada por los atrasos en la construcción y el equipamiento del Estadio de Atletismo y la pista de remo y piragüismo.

"Están un poquito atrasadas (las obras), pero nada que nos deje preocupados porque sabemos que es así. Si las cosas se terminan temprano es muy caro el mantenimiento. Lo sabemos bien porque tuvimos los Juegos Panamericanos en 2007", dijo Rajzman, quien preside la comisión de atletas del Comité Olímpico Brasileño (COB).

La misión brasileña inspeccionó varios asuntos relacionados con la logística dentro y fuera de las sedes deportivas.

Desde el pasado lunes y hasta hoy una decena de miembros de la delegación brasileña sostuvo reuniones con el Comité Organizador, además de realizar recorridos por las sedes y subsedes de los juegos, que se disputarán del 14 al 30 de octubre.

Afirmó que quedaron satisfechos a pesar de pequeños ajustes de equipamiento y de transporte para los equipos naúticos que necesitará su delegación, "pero que no perjudican el desempeño de los atletas".

Los brasileños visitaron el Estadio Omnilife donde se cumplirán las ceremonias de inauguración y clausura; el Estadio de Atletismo, el Velódromo, el gimnasio de balonmano y kárate, así como así como los clubes que albergarán las competencias hípicas.

También visitaron las instalaciones de remo y piragüismo, en el municipio de Ciudad Guzmán y el de ciclismo de montaña, en la Sierra de Tapalpa, para finalizar en la Villa Panamericana.

Rajzman declaró que harán una última visita en agosto, y otra unos 20 días antes del comienzo de los juegos.

La delegación de Brasil para los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 la componen unas 850 personas, de las cuales 650 serán atletas que competirán en las 42 disciplinas.