Al ligar una curva venenosa tras otra, Cliff Lee se ha convertido en un especialista para repartir ponchetes.

Lee sumó al menos 10 ponches por sexta ocasión en esta temporada al obligar a 10 rivales a abanicar la brisa de la noche en siete entradas en blanco y llevó el lunes a los Filis de Filadelfia a derrotar por 3-1 a los Dodgers de Los Angeles.

Lee (5-5) se recuperó después de haber tenido una de sus peores aperturas de la temporada al conseguir una de sus actuaciones más dominantes.

Lee toleró siete imparables y regaló un solo boleto, y siguió ponchando rivales al mejor ritmo de su carrera. Ahora tiene 15 partidos con al menos 10 ponches en su carrera, seis de ellos en esta campaña y encabeza la Liga Nacional con 100. Su mejor cifra de su carrera fueron 185 que consiguió el año pasado.

¿Cuál es su explicación para lograr tantos ponches?

"Que ahora le están intentando y fallando más. No estoy intentando ponchar a más rivales, estoy tratando de sacarlos lo antes posible y por alguna razón está ocurriendo de esa manera", dijo Lee.

El serpentinero incluso logró soportar una línea violenta que le golpeó la rodilla en la séptima entrada. Para su fortuna no le pasó nada y los Filis respiraron de alivio con la noticia.

Los Filis también se sintieron nuevamente respaldados al regresar a su campo luego de una gira decepcionante en la que compilaron foja de 4-5.

En su salida anterior, Lee aceptó siete carreras y regaló tres boletos en cinco entradas y un tercio en un partido que perdieron ante los Nacionales de Washington.

Para la cuarta entrada, Lee ya tenía el control completo de sus lanzamientos y su curva y su manera de lanzar ya eran más parecidas a su desempeño normal.

"Ese es un gran lanzamiento para mí. Tuve una buena sensación para trabajarlo y pude lanzarlo para conseguir strikes cuando necesité ese lanzamiento. Voy as seguir trabajando con él y hacerlo parte de mi juego", agregó.

En tanto, en Arlington, Texas, Brennan Boesch rápidamente le dio la ventaja a su equipo y este joven jardinero derecho siguió produciendo batazos para los Tigres de Detroit ante los Rangers de Texas, líderes de la División Oeste de la Liga Americana.

Boesch conectó dos de los cuatro cuadrangulares de los Tigres al llevar a su equipo a derrotar por 13-7 a los Rangers y estableció nuevos hitos personales al sumar cinco imparables y remolcar cinco carreras.

"Tuvo una gran, gran noche y eso es bueno para él. Ha ido mejorando todo el tiempo y ha comenzado a relajarse un poco más. Es tan duro consigo mismo que nos está llevando a trabajar con él para eliminarlo, pues queremos que no sea tan duro consigo mismo", agregó le piloto de los Tigres, Jim Leyland.

Los Tigres ganaron por séptima ocasión en sus últimos ocho partidos, fijaron marcas más altas de la temporada en carreras (13) e imparables (18) para respaldar al serpentinero Max Scherzer, quien lanzó lo suficiente para levarse su primera victoria en casi un mes.

En otros resultados del lunes en la Liga Nacional, Cincinnati venció por 8-2 a Chicago (Cachorros); Milwaukee 7-2 a Florida; Colorado 3-0 a San Diego y San Francisco 5-4 a Washington en 13 innings.

En tanto, en la Liga Americana, Minnesota derrotó por 6-4 a Cleveland; Baltimore 4-2 a Oakland; Chicago (Medias Blancas) 3-1 a Seattle; Kansas City 3-2 a Toronto en 11 innings y Tampa Bay 5-1 a Los Angeles (Angelinos).