La remontada histórica que la pasada noche lograron los Mavericks de Dallas ante los Heat de Miami dio paso a una frenética actividad en el campo de los entrenadores con la presentación oficial de Kevin McHale como nuevo técnico de los Rockets de Houston.

Mientras que Kurt Rambis mostraba en público su frustración por su incertidumbre al frente de los Timberwolves de Minnesota.

Lo mismo le sucede a Mike D'Antoni, de los Knicks de Nueva York, después de confirmarse la salida de Donnie Walsh, como presidente y gerente general del equipo, su protector.

Los Rockets decidieron cambiar a un entrenador veterano como Rick Adelman y eligieron para su nuevo cargo a McHale, que no ha completado nunca una temporada al frente de ningún equipo.

Pero tanto el dueño de los Rockets, Leslie Alexander, como el gerente general, Daryl Morey, el hombre que nunca tuvo la mejor de las relaciones con Adelman en cuanto a la dirección que debía seguir el equipo, consideran que McHale es mucho más que un récord perdedor.

De acuerdo a Alexander y Morey, McHale, de 53 años, en su etapa de 16 temporadas como ejecutivo de los Timberwolves consiguió que la organización mejorase.

"Es el profesional perfecto para estos momentos", destacó Alexander.

"Es un líder, comunicador y no sólo maneja el aspecto deportivo de los jugadores sino que sabe también como trabajar con el resto del personal que hay dentro de un equipo de la NBA", agregó.

"Dentro de la liga actualmente hay muy pocos entrenadores que tengan marca ganadora", argumentó Morey, entre ellos Adelman, que estableció el mejor porcentaje en la historia del equipo.

La gran incógnita deportiva para los Rockets es saber que va a pasar con el pívot chino Yao Ming, si al final va a seguir con el equipo o será baja cuando este verano concluya su contrato.

McHale, que firmó por tres años con opción a uno más, admitió que no es lo mismo comenzar la temporada a programar el equipo en mitad del campeonato.

El nuevo técnico de los Rockets dejó la organización de los Timberwolves en la temporada 2008-09 en plena crisis deportiva y de reconstrucción, tras colocar al ala-pívot Kevin Garnett en su ex equipo, los Celtics de Boston, con el que jugó 13 temporadas y ganó tres anillos junto a Danny Ainge, Larry Bird y Robert Parish.

Si McHale siente que está ante su mejor oportunidad como entrenador, su ex equipo de los Timberwolves no tiene claro si contará con Rambis y eso ha generado que el actual entrenador del equipo, en el que la próxima temporada podrá jugar el base español Ricky Rubio, haya denunciado su "inseguridad".

Rambis ha señalado directamente al presidente de los Timberwolves, David Kahn, y criticado su manera de llevar el asunto de su continuidad al frente del equipo.

Kahn no ha hecho ningún comentario a la crítica de Rambis, pero al concluir la temporada dejo muy claro que no le garantizaba la continuidad en el cargo.

"Entiendo y respeto la manera como cada uno lleva los asuntos, pero no los puedo compartir porque tengo otra manera de hacer las cosas en aspectos como éste", declaró Rambis,

Rambis, que en los dos años que lleva al frente del equipo ha logrado 32 triunfos, se ha encontrado con una plantilla de jóvenes talentos, que tendrá que trabajar de cara al futuro.

Por su parte los Raptors de Toronto despidieron al entrenador Jay Triano, después de haber estado en el cargo desde 2008 cuando sustituyo a Sam Mitchell, por no poder reconstruir la franquicia y quedarse con marca perdedora de 87-142.

El gerente general de la franquicia Bryan Colangelo, el verdadero responsable de la selección de jugadores, dijo que Triano seguirá unido al equipo como su asesor especial, mientras que rechazo que vaya a ser el entrenador asistente P.J. Carlesimo el que vaya a hacerse cargo del equipo.

Según Colangelo el nuevo entrenador de los Raptors, equipo donde juega el base español José Calderón, será un profesional con experiencia, récord ganador y un gran estratega en defensa, apartado en el que el equipo de Toronto fue el peor de la liga la pasada temporada.