La figura del jardinero derecho puertorriqueño Carlos Beltrán volvió a sobresalir en la ofensiva de los Mets de Nueva York al impulsar cuatro carreras que ayudaron a su equipo a venir de atrás para ganar por 9-8 a los Piratas de Pittsburgh.

Beltrán, que pegó dos imparables en cuatro turnos al bate, incluido su noveno jonrón de la temporada, que fue un bambinazo de tres carreras, iba a liderar la mayor remontada de los Mets en los últimos 11 años al superar un marcador adverso de 7-0 en la parte alta de la tercera entrada.

El piloto de los Mets, Terry Collins, que la noche anterior había mostrado su descontento con el rendimiento de los jugadores a los que crítico con dureza en el vestuario, esta vez vio como reaccionaron a tiempo para conseguir la victoria, que les permitió romper una racha de dos derrota seguidas.

Beltrán les dio impulso con un jonrón de tres anotaciones en la tercera entrada, y abrió la sexta con un doble para iniciar el racimo de cuatro anotaciones que permitieron a los Mets empatar la pizarra.

El segunda base panameño Rubén Tejada, que se fue de 3-1 con tres impulsadas y una anotada, conectó un elevado de sacrificio que le dio la ventaja a los Mets en el octavo episodio frente al relevista dominicano José Veras (1-2), que iba a cargar con la derrota.

Beltrán en el mismo episodio impulsó una carrera de caballito al recibir un pasaporte con la casa llena.

Collins salió rápidamente al terreno tras el último "out", gritando felicitaciones a los jugadores y dándoles fuertes palmadas en la espalda mientras ellos se estrechaban las manos.

"Necesitan triunfos como este para mostrar que pueden hacerlo y ser un equipo ganador", destacó Collins. "Tienen 27 outs. No se detengan hasta que el partido haya concluido, esa debe ser la mentalidad de cualquier pelotero".

La remontada fue la mayor que han conseguido los Mets desde el 30 de junio del 2000, cuando se recuperaron de una desventaja de 8-1 al anotar 10 carreras en la octava entrada para vencer por 11-8 a los Bravos de Atlanta.

El campocorto dominicano José Reyes, que volvió a la novena de los Mets después de perderse tres días por el fallecimiento de su abuela, se fue de 4-1 con anotación.

Esta vez el bullpen de los Mets pudo aguantar los cuatro últimos episodios para conseguir la victoria y dividir la serie de cuatro partidos entre ambos equipos.

El relevista Jason Isringhausen (1-0) se quedó con el triunfo tras lanzar bien la octava entrada, y el cerrador venezolano Francisco Rodríguez sobrevivió a un sencillo productor del segunda base Neil Walker en la novena antes de lograr su decimosexto salvamento del año.