El suspense sobre el futuro del base español Ricky Rubio llegó a su final después que varios informes periodísticos aparecidos esta noche en los medios de comunicación destacaban que el actual jugador del Regal FC Barcelona estará la próxima temporada en la competición de la NBA con los Timberwolves de Minnesota.

El equipo, que tiene sus derechos de selección en la NBA, ha logrado su objetivo después dos años de intensas negociaciones y dejar en evidencia a los que habían dicho que Rubio no quería jugar en Minneapolis con los Timberwolves.

Varias fuentes cercanas al equipo y conocedores del proceso de negociación confirmaron la incorporación de Rubio a la devaluada plantilla de los Timberwolves, que la pasada temporada tuvieron la peor marca de la liga (17-65).

El portavoz del equipo Mike Cristaldi no quiso hacer ningún comentario sobre los informes periodísticos aparecidos en el Minneapolis y se limitó a decir que no había nada nuevo sobre lo que informar.

La llegada de Rubio a los Timberwolves pondrá punto final a una serie interminable de negociaciones entre el jugador catalán y los directivos y hasta el dueño del equipo de Minnesota.

El más activo en el proceso de negociación y convencimiento personal a Rubio para que llegase a la NBA de la mano de los Timberwolves fue su presidente David Kahn, que no perdió la esperanza de conseguir la llegada del internacional español.

El anuncio oficial de la llegada de Rubio a los Timberwolves no será hecho hasta que concluya la competición de la fase final dentro de la Liga ACB, que se está disputando en España, con la participación del Regal FC Barcelona.

Mientras, en ala-pívot estrella de los Timberwolves, Kevin Love, ya mostró en "Twitter" el interés por las informaciones relacionadas con la posible llegada de Rubio al equipo para jugar la próxima temporada, aunque al final dijo que lo "creeré cuando lo vea".

Rubio, que fue seleccionado por los Timberwolves con el número cinco en el sorteo universitario del 2009, si ha decidido llegar al profesionalismo sólo tendrá que pagar un millón y medio de su bolsillo, más 500.000 dólares que aportaría el equipo de Minnesota --máximo permitido por el reglamento de la NBA--, para poder comprar el contrato que todavía le une al Regal FC Barcelona.

El jugador español de 20 años ha tomado la decisión de llegar a la NBA cuando existen probabilidades que se de un cierre patronal ante la falta de acuerdo sobre la firma de un nuevo convenio colectivo.