El técnico del Fulham, Mark Hughes, anunció hoy su dimisión tras once meses en el cargo y en medio de la especulación sobre su posible contrato para la próxima temporada con el Aston Villa, equipo en el que juega el defensa español Carlos Cuéllar.

La decisión de Hughes, anunciada por él mismo a los medios, llega después de que ayer se hablara todavía de la opción de que el galés ampliara su contrato con el Fulham y de que el Aston Villa haya negado un contacto previo con el entrenador.

Hughes ha llevado las riendas del equipo del suroeste de Londres durante una sola temporada, en la que el Fulham ha terminado la Liga inglesa en la décima posición de la tabla.

Aterrizó en el banquillo de Craven Cottage para reemplazar al inglés Roy Hodgson, el técnico que llevó al Fulham hasta la primera final europea de su historia, la de la Liga Europa, que perdió en Hamburgo el año pasado ante el Atlético de Madrid.

"Espero que todos los aficionados y aquellos vinculados al club entiendan que me gustaría moverme para ampliar mi experiencia. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para aclarar que ni mi representante ni yo hemos tenido ningún contacto con otro club", explicó Hughes.

El ex internacional de Gales aseguró que su decisión de dejar el Fulham no se ha visto, en absoluto, influenciada por terceras partes.

No obstante, su renuncia intensifica ahora el debate sobre su posible unión al Aston Villa, que cuenta con una vacante en el puesto de entrenador.

El francés Gerard Houllier dejó la dirección técnica del equipo de Birmingham también al final de la temporada por problemas de salud.