La policía paraguaya detuvo a 61 hinchas del Santos brasileño que protagonizaron desmanes callejeros tras el partido de vuelta de las semifinales de la Copa Libertadores con el Cerro Porteño, informaron hoy fuentes policiales.

Los aficionados regresaban en dos autobuses, cuyos conductores también fueron arrestados y alojados en la estación de policía de San Lorenzo, localidad vecina Asunción, por "robo agravado, daños materiales y perturbación de la paz pública".

La jefatura policial de ese municipio informó en un comunicado que los simpatizantes del Santos atacaron con bombas de estruendo, piedras y palos varios locales de comidas rápidas, dañaron equipos gastronómicos y se llevaron dinero de las cajas registradoras.

Por el municipio de San Lorenzo atraviesa la carretera nacional que une Asunción con Ciudad del Este, a 330 kilómetros de la capital y vecina a la brasileña Foz do Iguazú, en el estado de Paraná, hacia donde se trasladaban los hinchas.

Los medios asuncenos dijeron que los seguidores "santistas" también atacaron una gasolinera capitalina, "agredieron a cuanta persona encontraban en su camino" y dejaron inconsciente a un joven.

El fiscal Julio César Ortiz ordenó la detención preventiva de los extranjeros y la retención de los autobuses en los que viajaban tras el encuentro de vuelta de las semifinales de la Libertadores que el Santos empató 3-3 con el Cerro Porteño.

Con el resultado, el equipo brasileño, que había ganado 1-0 el choque de ida, avanzó a la final, instancia en la que se medirá con el Peñarol de Uruguay o el Vélez Sarsfield de Argentina que disputan la otra semifinal.