Giovani dos Santos anotó en un par de ocasiones en el primer tiempo y Aldo de Nigris marcó otro para darle a la selección de México una victoria de 3-0 sobre Nueva Zelanda en un partido amistoso de preparación antes de que el conjunto azteca emprenda la defensa del título de la Copa de Oro de Concacaf.

México fue encontrándose a lo largo de la primera mitad, manteniendo presión constante sobre la inexperta defensa de Nueva Zelanda.

Tras cosechar una ventaja de 3-0 al medio tiempo, "El Tri" hizo cambios al por mayor, que incluyó la sustitución de Dos Santos.

Este fue el último encuentro de México antes de la Copa de Oro, el campeonato de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe.

México estará en el Grupo A con Costa Rica, Cuba y El Salvador. El equipo mexicano comenzará su participación en el torneo ante El Salvador el domingo y se espera que Javier "Chicharito" Hernández, delantero del Manchester United, ya se haya integrado con el equipo para esa fecha.

El portero Guillermo Ochoa tuvo una noche muy sencilla para México, casi sin ser forzado. Sólo tuvo un par de atajadas a disparos de los jugadors de Nueva Zelanda.

Dos Santos abrió el marcador para el equipo de México cuando anotó al aprovechar un rebote a los 23 minutos. Carlos Salcido disparó desde la izquierda y la pelota rebotó en el portero neozelandés Glen Moss directo a los pies de Dos Santos quien disparó directo a la red.

Apenas siete minutos después Dos Santos en medio de defensas neozelandeses volvió a anotar acorralando una pelota en el área quitándose a Moss y a todos hasta casi caminar hasta la red.

El delantero de 22 años pasó parte de esta temporada jugando para el Racing de Santander en la Liga de España a préstamo por parte del Tottenham.

Con un solo tiro, una primera mitad difícil, dejó de serlo para De Nigris. Luego de que le anularon un gol por estar en fuera de lugar y de que Moss le detuvo dos tiros a quemarropa, De Nigris anotó a los 43 minutos disparando a pase de Andrés Guardado.

México finalizó su gira de exhibición por Estados Unidos con tres triunfos y dos empates en cinco partidos y con un promedio de 51.000 aficionados por encuentro.

Este equipo, simplemente, tiene ese carisma.

Incluso tres horas antes del encuentro del miércoles, la atmósfera en el estacionamiento era eléctrica, como una fiesta de fútbol, con regalos, juegos y suficientes puestos para pintarse la cara.

Prácticamente todos los aficionados estaban vestidos con los colores mexicanos verde, blanco y rojo. La camiseta más popular era la de Hernández, el "Chicharito".

"Es bastante bueno. Es definitivamente mi jugador favorito", dijo Hugo López, de 28 años, que manejó con su papá desde Albuquerque, Nuevo México, para ver el encuentro.