Alrededor de 3.000 policías resguardarán hoy la seguridad en Asunción durante el partido entre el Cerro Porteño paraguayo y el Santos brasileño, correspondiente al encuentro de vuelta de la semifinal de la Copa Libertadores.

Los agentes estarán abocados a las operaciones de seguridad en el estadio General Pablo Rojas, del Cerro, en el populoso Barrio Obrero y en otros puntos de esta capital.

El comandante de la Policía Nacional, José Giménez, dijo que, como en ocasiones anteriores, formarán vallas con los agentes para custodiar la llegada y acceso de los aficionados a 'La Olla', como también se conoce al estadio del Cerro.

Los dirigentes del club asunceno informaron que ya fueron vendidas casi en su totalidad las 26.000 entradas habilitadas para el encuentro.

Cientos de personas abarrotaron en la víspera la sede del Cerro para adquirir sus entradas y la Policía debió intervenir ante algunas riñas registradas.

Además, varios aficionados denunciaron que no pudieron adquirir sus boletos debido a la gran cantidad de entradas adquiridas por los revendedores, quienes, según los denunciantes, comercializan los pases hasta el triple de su precio.

El Cerro Porteño, dirigido por el argentino Leonardo Astrada, espera poder ganar con suficiencia al equipo de Neymar y revertir la derrota por 1-0 del choque de ida para ganarse el derecho de asistir a la final de la Copa Liberadores.

Los azulgranas consideran que el cruce de las semifinales está "abierto" ante la apretada ventaja que obtuvo el equipo brasileño en Sao Paulo y esperan estar a tono con el marco multitudinario de público que se prevé.