El segunda base Neil Walker se encargó de definir la pizarra en el octavo episodio para llevar a los Piratas de Pittsburgh a conseguir una victoria por 5-1 sobre los Mets de Nueva York.

Walker pegó sencillo por el jardín central para remolcar dos anotaciones, incluyendo la que marcó la diferencia de los Piratas.

En ese episodio el antesalista Josh Harrison pegó sencillo para remolcar la carrera del empate, y posteriormente Walker definió los números de la pizarra.

En la lomita el relevo Evan Meek (1-1) lanzó un episodio perfecto para acreditarse el triunfo.

La derrota fue para el abridor R.A. Dickey (2-6) en siete episodios y dos tercios, permitió cinco imparables, tres carreras, dio dos pasaportes y ponchó a 10 bateadores.