La Federación Mundial de Bádminton (BWF) aprobó no aplicar el 1 de junio, como había pensado inicialmente, la polémica regla que obligaría a todas las jugadoras de este deporte a llevar falda, ante las acusaciones de sexismo de potencias en esta disciplina como China, India, Malasia o Indonesia.

La asamblea anual de la federación, celebrada el pasado fin de semana, optó por continuar estudiando la cuestión del vestuario de las jugadoras este año, y tomar decisiones "con miras más amplias" en diciembre, según un comunicado de BWF.

La federación había planteado la obligatoriedad de llevar falda para, según ellos, aumentar la popularidad del bádminton, pero se encontró con las protestas de numerosas jugadoras asiáticas habituadas a usar pantalones cortos, lo que generó una de las mayores polémicas internas en el seno de este deporte.

Debido a ello, la BWF ya tuvo que retrasar la entrada en vigor de la regla un mes (en un principio se había establecido para el 1 de mayo) y finalmente la iniciativa se ha pospuesto indefinidamente, aunque la federación señaló que seguirá estudiando formas de hacer más atractivo este deporte, aún minoritario para público y patrocinadores.

"Todavía queremos centrarnos en una mejor presentación del juego y consultaremos asimismo a otros interesados, como las firmas de ropa deportiva", destacó el comunicado federativo.