El catarí Mohamed Bin Hammam ha anunciado, a través de su blog, la retirada de su candidatura para las elecciones a la presidencia de la FIFA que está previsto se celebren el próximo 1 de junio, para "no enfangar el fútbol".

Con esta decisión, el suizo Joseph Blatter se convierte en el único aspirante para ser reelegido al frente del máximo organismo del fútbol mundial.

"Anuncio mi retirada de la elección a la presidencia", desveló el presidente de la Confederación Asiática quien basó su decisión en que "no quería ver más el nombre de la FIFA arrastrado por el fango".

Bin Hamman comparecerá hoy junto a Blatter ante la Comisión Ética de la FIFA que debe que pronunciarse sobre la limpieza que ambos han mantenido en el proceso electoral.

El catarí aseguró que su renuncia no está vinculada con la investigación que lleva a cabo el citado Comité y señaló que comparecerá hoy para "limpiar" su nombre de las "acusaciones sin fundamento" vertidas contra él.

"La decisión de postularme para la presidencia de la FIFA fue porque creo que tiene que haber un cambio dentro de la organización. Fui claro desde el principio y me comprometí con la transparencia financiera y con el aumento de personas y organizaciones en la toma de decisiones", dijo Hamman.

"Sin embargo, las acusaciones que han vertido sobre mí me han decepcionado personal y profesionalmente. No creo que sea bueno entrar a una batalla en la que sólo se podría degradar la reputación de la FIFA y del fútbol. Es inaceptable para mí", añadió.

"El fútbol y los aficionados de todo el mundo son lo primero y por eso anuncio mi retirada de la carrera presidencial. No quiero poner mi ambición personal por encima de la dignidad e integridad de la FIFA", siguió Bin Hamman.

El ya excandidato también escribió en su blog que al menos su candidatura ha servido de "catalizador para abrir el debate" dentro de la organización futbolística, y que su retirada "no estaba vinculada" con las actuaciones del Comité de investigación ética de la FIFA.

"He prometido a mis colaboradores más cercanos que voy a ir siempre con la cabeza alta y a seguir luchando por el bien del fútbol y de la FIFA por medio de la credibilidad, la honestidad y la transparencia", finalizó Bin Hamman.