La holandesa Arantxa Rus, 114 del mundo, dejó Roland Garros sin una de sus favoritas al vencer a la belga Kim Clijsters, segunda cabeza de serie, por 3-6, 7-5 y 6-1 en dos horas y dos minutos, en la segunda ronda.

Clijsters, campeona del Abierto de Australia este año, llevaba perfectamente encaminado su encuentro dominando por 6-3 y 5-2, e incluso tuvo punto de partido, pero su tobillo izquierdo, y la reacción de Rus se unieron para provocar un brusco cambio en el encuentro, en un día frío y con viento, poco propicio para un juego vistoso.

La jugadora flamenca había sufrido un esguince de tobillo durante la celebración de la boda de un primo y había estado en duda hasta una semana antes del inicio del torneo.

Antes de París, Clijsters no había jugado desde el 31 de marzo, cuando perdió en Miami ante la bielorrusa, Victoria Azarenka, afectada por dolores en una muñeca y un hombro.

Rus se enfrentará ahora contra la ganadora del encuentro entre la rusa Maria Kirilenko y la surafricana Chanelle Scheepers.