Xabi Alonso, centrocampista del Real Madrid, admitió en una entrevista con la televisión del Liverpool, club con el que militó desde 2004 hasta 2009, que se había sentido obligado a dejar Anfield al perder el respaldo de Rafael Benítez, según informan hoy los "reds" en un comunicado.

Alonso se sentó a conversar con el Liverpool en Valdebebas, ciudad deportiva del Real Madrid, y respondió sin tapujos y ninguna prisa a sus preguntas, aclarando así que su salida en 2009 no fue ninguna sorpresa dado que el año anterior había estado a punto de ser traspasado.

"Al final de la temporada (2007-2008), hablando con Rafa, me contó cuál era la situación y me dijo que quería fichar a otros jugadores y que yo podía ser uno de los que podrían sacrificar", explicó Alonso.

Éste aseguró que "si hubiera llegado alguna oferta (en el verano de 2008), probablemente lo "habrían vendido".

"Ahí fue cuando me dije a mí mismo que la situación había pasado de ser un jugador muy importante a ser uno de aquellos que pueden ser vendidos para sacar dinero y fichar a otros futbolistas", indicó el internacional español y campeón del mundo.

Sin embargo, su permanencia en el Liverpool durante una temporada más pudo deberse a los fallidos intentos de Rafa Benítez, por entonces técnico del Liverpool, de incluir en su plantilla a Gareth Barry, procedente del Aston Villa.

Xabi Alonso explicó cómo en aquel momento aceptó la decisión de su entrenador porque era "un profesional", pero la conversación con Benítez le sirvió para darse cuenta de cuál era su situación.

El tolosano llegó al Liverpool de la mano de Rafael Benítez cuando el equipo de la Premier League empezaba a "españolizarse", gracias también a la presencia de Luis García.

Pese a haberse proclamado en 2008 campeón de Europa junto a "La Roja", Xabi Alonso fue puesto en venta por el Liverpool ese verano por decisión de Rafael Benítez, con el que ya había mantenido frías relaciones.

Debido a la falta de opciones interesantes, el centrocampista, que estuvo a punto de marcharse al Juventus de Turín, comenzó la temporada 2008-2009 con el Liverpool.

"Sentía que no tenía nada que demostrar. Sabía de lo que era capaz de ofrecer al equipo y lo que le había dado durante cuatro años", dijo ante las cámaras del Liverpool.

Alonso reconoció que fue "decepcionante", además, no ganar el título de Liga esa última temporada con los "reds", en la que, no obstante, estuvo "feliz con el equipo y con sus compañeros".

"Fue muy difícil tomar la decisión (de dejar el Liverpool), pero probablemente fue la mejor para mí porque si me hubiera quedado otra temporada más hubiera sido muy incómodo para mí", señaló.