El español Nicolás Almagró, que perdió hoy en primera ronda de Roland Garros contra el polaco Lukas Kubot después de ir ganando los dos primeros sets, asumió toda la responsabilidad de la derrota ante un rival que fue claramente mejor en las tres últimas mangas.

"La culpa es mía, no he sabido ganar", dijo el español y número 12 del mundo tras caer derrotado por 3-6, 2-6, 7-6 (3), 7-6 (5) y 6-4, que no buscó excusas y reconoció que el resultado "es una cagada grande" y que "está claro que es un palo".

Almagro, que llegó a París tras ganar el torneo de Niza contra el rumano Victor Hanescu, aseguró que su participación en ese campeonato no tuvo nada que ver con la derrota hoy en París.

"Con dos sets abajo (Kubot) ha visto el partido perdido. Se ha quitado la presión (...) y ha dado la vuelta al partido" porque "jugó mejor", dijo el español en conferencia de prensa.

Almagro llegó a sacar para llevarse el partido en el cuarto set y llegó a dominar 3-0 en el quinto, pero Kubot encadenó golpes imposibles que dieron al traste con las aspiraciones del murciano, que el año pasado perdió en cuartos de Final de Roland Garros contra el español Rafael Nadal, que terminó por proclamarse campeón.

Aunque el español reconoció que no le gustan las nuevas bolas con las que se disputa Roland Garros, no quiso responsabilizar a las pelotas de su derrota.

"Estoy para irme a mi casa y meterme en la piscina como una sirenita ", concluyó Almagro.