El guardabosques cubano estadounidense Raúl Ibáñez hizo sonar el bate nuevamente como muestra de que mantiene vigente el resurgimiento ofensivo y acaparó los reflectores en la jornada del béisbol de las Grandes Ligas.

Mientras que la serpentina que destacó fue la del dominicano Ervin Santana, que trabajó ruta completa para acreditarse su sexta blanqueada en su carrera.

Ibáñez fue el protagonista latinoamericano en la primera jornada de serie interligas y recurriendo una vez más al poder de su bate fue clave en la victoria de los Filis de Filadelfia por 3-2 sobre los Vigilantes de Texas.

Con su cuadrangular, Ibáñez se encargó de mantener a los Filis como líderes en la División Este.

El cubano estadounidense conectó batazo de vuelta completa para desaparecer la bola por todo lo alto del jardín central en la parte baja de la cuarta entrada.

El jardinero castigó los lanzamientos del abridor C.J. Wilson, a quien le botó la pelota sobre la barda central, con batazo que alcanzó los 413 pies (125 metros).

Ibáñez mantiene su surgimiento con el madero después de haber tenido una sequía de 0 de 35.

El toletero estaba bateando para promedio de .370 (20 de 54) hasta antes del inicio de la jornada.

Si Ibáñez fue clave en la batería, Santana lo fue desde la lomita al lanzar la ruta completa y permitir sólo cuatro imparables para conseguir su sexta blanqueada en su carrera al llevar a los Angelinos de Los Ángeles a un triunfo por 9-0 sobre los Bravos de Atlanta.

Santana (2-4) trabajó los nueve episodios, permitió sólo cuatro imparables en toda la ruta y retiró a siete por la vía del ponche para acreditarse el triunfo.

El lanzador dominicano bajó de la lomita y dejó en 4,18 su promedio de efectividad, después de poner bajo control a 31 enemigos.

Santana concluyó su labor haciendo 103 lanzamientos, 70 de ellos a la zona perfecta del strike.

Para Santana fue su décimo ocasión en que juega la larga ruta en 180 inicios, y fue su décimo inicio esta temporada.

En la labor de los bates, el receptor venezolano Wilson Ramos se voló la barda en el triunfo de los Nacionales de Washington, que vencieron 17-5 a los Orioles de Baltimore.

Ramos participó en la lluvia de jonrones de los Nacionales, que conectaron seis contra los Orioles.

El venezolano ligó su tercer jonrón al pegar de vuelta entera en el octavo episodio, solitario sobre los lanzamientos del relevo Mike González.

El venezolano pegó por todo lo alto del jardín izquierdo para superar los envíos de González y reforzar el ataque de los Nacionales.

En la lomita la victoria se la acreditó el relevo venezolano Henry Rodríguez (1-0) en tres entradas completas, permitió dos imparables y retiró a tres por la vía del ponche.

Rodríguez dejó en 1,00 su promedio de efectividad, después de hacer 41 envíos, 29 perfectos contra 11 bateadores enemigos.

El parador en corto cubano Yunieski Betancourt también se voló la barda para los Cerveceros de Milwaukee, que vencieron 7-6 a los Rockies de Colorado.

Betancourt (3) ligó su tercer cuadrangular al pegar en el décimo tercer episodio, sobre los lanzamientos de Huston Street, sin corredores en el camino.

El cubano hizo seis viajes a la caja de bateo, pegó en tres ocasiones, remolcó una carrera y pisó dos veces la registradora.

Con esa misma cifra de jonrones destacó el receptor dominicano Miguel Olivo, que jonroneó para ayudar a los Marineros de Seattle a una victoria por 4-1 sobre los Padres de San Diego.

Olivo (3) pegó batazo de cuatro esquinas en el sexto episodio sobre los lanzamientos del abridor Matt Latos, sin corredores en circulación.

El dominicano botó la pelota del campo entre los jardines izquierdo y central para apoyar la labor de Bedard.

Mientras que el primera base mexicano Adrián González sigue con el bate encendido, y fue clave en el triunfo de los Medias Rojas de Boston, que vencieron 15-5 a los Cachorros de Chicago.

González tuvo seis viajes a la caja de bateo y pegó en cuatro ocasiones, remolcó cuatro carreras para llegar a 41 impulsadas en lo que va de campaña, y pisó una vez la registradora para dejar en ,326 su promedio de bateo.

En la labor monticular, el relevo nicaragüense Wilton López se hizo del triunfo de los Astros de Houston, que vencieron 5-2 a los Azulejos de Toronto.

López (1-1) trabajó un episodio, ponchó a tres, hizo 12 envíos, nueve de ellos perfectos contra tres bates enemigos para dejar en 3,00 su promedio de efectividad.

Mientras que el cerrador puertorriqueño Javier López (2-0) también consiguió la victoria de los Gigantes de San Francisco, que vencieron 2-1 a los Atléticos de Oakland.

López (2-0) lanzó el último episodio, y se llevó el triunfo al lanzar perfecto, y dejó en 1.06 su promedio de efectividad después de hacer 14 envíos, nueve perfectos contra tres enemigos.

El abridor Travis Wood contuvo a los Indios de Cleveland sin imparables hasta la sexta entrada, y luego sacó un "out" más, pero luego le organizaron una ofensiva de cuatro anotaciones para empatar la pizarra 4-4 y finalmente derrotaron a los Rojos por 5-4 con un toque de pelota del novato venezolano Ezequiel Cabrera.

El jardinero surcoreano Shin-Soo Choo se aprovechó de toque de Cabrera -llamado horas antes del partido de las ligas menores-, para anotar desde la tercera base con dos "outs" en el octavo episodio.