La NFL ganó otro asalto en su combate en la corte contra sus jugadores.

Una corte federal decretó el lunes que el paro patronal de la NFL se mantiene, lo que significa que probablemente la liga no retomará sus actividades hasta el próximo mes o mucho después.

La Corte Federal de Apelaciones del Octavo Circuito decidió el lunes que el paro patronal debe sostenerse hasta que se escuche el caso completo para determinar si es legal. La votación por 2-1 a favor de la medida fue igual a la de la decisión anterior del panel de garantizar una vigencia temporal, incluyendo un disentimiento por parte del mismo juez.

La corte de apelaciones tiene agendada una audiencia ante el mismo panel para escuchar argumentos el 3 de junio en San Luis, Misurí, sobre la legalidad del paro patronal.

La corte de apelaciones señaló que cree que la NFL ha demostrado que "probablemente sufrirá algún tipo de daño irreparable si no se mantiene el paro". También puso en duda las conclusiones de la jueza federal de distrito Susan Richard Nelson, que el 25 de abril había ordenado que se levantara el paro porque estaba dañando irreparablemente a los jugadores y sus carreras, decreto que el panel del Octavo Circuito suspendió cuatro días después.

La decisión fue tomada el mismo día en que propietarios de equipos y jugadores reiniciaron las negociaciones a puerta cerrada durante ocho horas con la ayuda de un mediador designado por un juez. Este fue el quinto día de conversaciones ante el juez federal Arthur Boylan, pero el primero desde el 20 de abril.

Ninguna de las dos partes habló sobre las negociaciones pero planean retomarlas el martes por la mañana.

El comisionado Roger Goodell, el vicepresidente ejecutivo Jeff Pash y cuatro propietarios de equipos — Mike Brown, John Mara, Jerry Richardson y Art Rooney — llegaron el lunes por la mañana al palacio federal de justicia en Minneápolis acompañados de un abogado.

DeMaurice Smith, jefe de la Asociación de Jugadores de la NFL, y otros tres abogados de los atletas estuvieron presentes en la sesión para hablar sobre la división y futuro de un negocio de 9.000 millones de dólares.

También asistió el linebacker Ben Leber, uno de los jugadores anotados como demandantes en la aún pendiente demanda federal antimonopolio contra la liga. Carl Eller, miembro del Salón de la Fama, y algunos abogados asistieron en representación de jugadores jubilados.

Boylan presidió el mes pasado cuatro días de mediación sin señales de avance. Ambas partes se reunieron también durante 16 días a inicios del año antes de que se rompieran las negociaciones el 11 de marzo e iniciara el paro patronal.

___

Los periodistas de la AP Barry Wilner en Nueva York, Jon Krawczynski en Minneapolis, John Wawrow en Búfalo y Michael Marot en Indianápolis contribuyeron con este despacho.