El Deportivo Cali se cansó de los serios problemas que le genera la violencia de la barra "Frente Radical Verdiblanco" y prohibió su ingreso al estadio durante 10 jornadas del torneo local.

La medida se anunció el jueves, horas después que la comisión disciplinaria de la liga profesional (Dimayor) obligó al club a jugar tres partidos a puerta cerrada en su estadio de Palmira a raíz del mal comportamiento de la barra en el compromiso que perdió 1-0 contra América el fin de semana.

El conjunto verde además fue multado con el equivalente a 2.500 dólares.

Cali — el único equipo colombiano que posee estadio propio — también dispuso que una vez cumpla el castigo, la barra no podrá ingresar al estadio con banderas e instrumentos musicales por el resto del año.

A partir del domingo, la policía ubicará dos anillos de seguridad en el estadio Pascual Guerrero y verificará los antecedentes de los aficionados.

La acción comenzará en el desafío contra el América de Cali y se extenderá en el momento que el Cali vuelva a jugar con público.

Atlético Nacional también fue castigado por la Dimayor con dos partidos a puerta cerrada por los incidentes ocasionados por sus hinchas en un partido el 1 de mayo contra Real Cartagena en el estadio de Envigado.

El zaguero del Cartagena Rafael Pérez sufrió una herida en la cabeza cuando un fanático lanzó una botella de vidrio y el compromiso se suspendió a los 82 minutos por falta de garantías, con el marcador 1-1.

La comisión disciplinaria acaba de anular este resultado y declaró ganador al Cartagena por 3-0.

Pronto entrará a regir la llamada ley de fútbol que incluye penas de cárcel contra los fanáticos violentos.

El presidente de la Dimayor, Ramón Jesurún, volvió a quejarse por las medidas que impone la ley.

"Cómo se hace para controlar una persona a quien le impiden entrar al estadio durante cinco años (una de las sanciones), se nos mete por 'debajo', como son delincuentes se meten por las 'ratoneras' (cualquier lugar)", manifestó el jueves.

"Necesitamos cárcel, calabozo para ellos, así fue como entendieron los (hooligans) ingleses y se acabó la violencia e Inglaterra tiene el fútbol más sano de Europa", anotó Jesurún a Caracol Radio.