Los errores defensivos y el bateo oportuno del jardinero derecho Brennan Boesch fueron las claves que permitieron a los Tigres de Detroit vencer por 6-3 a los Yanquis de Nueva York.

Boesch, que se fue de 3-2, pegó su segundo jonrón de la temporada, un bambinazo solitario, para además impulsar tres carreras, mientras que el bateador designado venezolano Magglio Ordóñez se fue en blanco en tres turnos al bate, pero anotó carrera y el campocorto dominicano Ramón Santiago tuvo de 3-1, y piso una vez la registradora.

El abridor Rick Porcello (2-2) se quedó con el triunfo después de lanzar siete entradas en las que cedió ocho indiscutibles con dos carreras limpias, regaló dos bases por bolas y abanicó a tres bateadores rivales.

El cerrador dominicano José Valverde aunque cedió dos imparables y una anotación trabajó el noveno episodio para sacar los tres últimos "outs" del partido.

El campocorto Derek Jeter no jugó por los Yanquis tras abandonar el encuentro del miércoles por un problema en la cadera derecha.

El dominicano Eduardo Núñez, que tuvo de 4-2 con remolcada, fue el jugador que lo sustituyó y no tuvo la mejor fortuna al cometer nada menos que dos errores, incluyendo un tiro alto en la séptima que desembocó en dos carreras para los Tigres.

El abridor A.J. Burnett (4-2) no toleró imparables hasta el sexto episodio, pero cometió un error que produjo una carrera de los Tigres en el primero para cargar con la derrota.

Burnett cedió sólo tres imparables, pero le hicieron cinco carreras -dos fueron limpias-, dio una base por bolas y abanicó a cinco bateadores.