Corea del Sur prometió hoy acelerar la construcción de un sistema integrado de defensa aérea y misiles para asegurar su capacidad de contrarrestar eficazmente "la amenaza" de Corea del Norte, que ayer realizó un nuevo ensayo nuclear.

Tras la prueba atómica del régimen norcoreano, la tercera tras las realizadas en 2006 y 2009, el Ministerio de Defensa comunicó a través de su portavoz que mantiene desplegados misiles de crucero capaces de alcanzar cualquier punto de Corea del Norte y que pronto revelará más detalles sobre este sistema.

La agencia local Yonhap apuntó que la Fuerza Naval surcoreana ha instalado misiles de crucero buque-tierra con un rango de 500 a 1.000 kilómetros en sus navíos y anunció que completará su despliegue en los próximos dos años para poder situar en su punto de mira los arsenales nucleares y de misiles del Norte.

En octubre del año pasado Corea del Sur y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo para permitir a Seúl desarrollar misiles balísticos de largo alcance y de mayor capacidad, aptos para alcanzar objetivos en toda la península coreana.

En cuanto a los misiles de crucero, Corea del Sur ya anunció el despliegue de uno de ellos capaz de abarcar todo el territorio norcoreano el pasado abril, después de que el régimen lanzara sin éxito un cohete de largo alcance.

Corea del Norte realizó ayer una prueba nuclear que ha sido considerada una grave "provocación" tanto por Corea del Sur como por EEUU, cuyo presidente, Barack Obama, abogó hoy por reforzar la capacidad de misiles de la primera potencia mundial para hacer frente a los avances militares del régimen comunista.

EEUU mantiene unos 28.500 efectivos en Corea del Sur para defender a su aliado de un eventual ataque de Corea del Norte, ya que ambas partes de este país dividido permanecen técnicamente enfrentadas desde la Guerra de Corea (1950-53).