El exsecretario de Defensa de EE.UU. Robert Gates apoyó hoy el uso de aviones no tripulados ("drones") contra objetivos terroristas pero se mostró a favor de que se consulte con el Congreso en caso de atacar a ciudadanos estadounidenses.

En una entrevista con el programa de CNN "State of the Union", Gates defendió el uso de estos aviones por considerar que son "enormemente útiles" para labores de vigilancia y su precisión tecnológica permite seguir al objetivo hasta que esté solo o en caso de tratarse de un edificio se puede esperar a que quede vacío.

El Gobierno del presidente, Barack Obama, ha extendido el uso de esta práctica para localizar y abatir a sospechosos de Al Qaeda en el extranjero, ante las protestas de grupos de derechos humanos, y que en 2011 un ataque con "drones" causó la muerte en Yemen de Anwar al Awlaki, ciudadano estadounidense y miembro de esa red terrorista.

La polémica se centró esta semana sobre el uso de los aviones no tripulados después de que se filtrara un documento del Departamento de Justicia en el que se revela que la muerte de un estadounidense está justificada si se trata de "un líder de operaciones" de Al Qaeda o "una fuerza asociada".

Gates aseguró que en las normas y las prácticas que ha seguido el Gobierno de Obama son "bastante estrictos" y consideró que "no se abusa" del uso de "drones".

No obstante, se mostró a favor de establecer "algún tipo de control" sobre los poderes del presidente de ordenar este tipo de ataques selectivos contra estadounidenses sospechosos de ser miembros de Al Qaeda.

Gates, que fue el primer secretario de Defensa de Obama y sirvió también en la Administración del republicano, George Bush, abogó por algún tipo de consulta con el Congreso, con los comités de inteligencia de ambas cámaras, o algún tipo de confirmación independiente, "es algo que vale la pena considerar seriamente".

A su juicio, evita dejar en manos del mandatario la decisión de ajusticiar ciudadanos estadounidenses, "por muy horribles que sean", y someterlo a revisión del Congreso "inspirará más confianza a los ciudadanos estadounidenses".