El comisario europeo de Política Regional, Johannes Hahn, lamentó que el Consejo Europeo haya recortado el presupuesto comunitario para los próximos siete años, aunque consideró que podrá ayudar a "modernizar" la política de cohesión de la UE.

"Sé que han sido unas negociaciones difíciles, así que estoy aliviado de que tengamos un acuerdo alcanzado por el Consejo Europeo sobre el presupuesto de la UE para 2014-2020", indicó en un comunicado de prensa distribuido hoy.

El comisario también dijo que la propuesta original de la Comisión Europea "habría sido un mejor trato para Europa", y señaló que "no hay duda de que, tal y como está (el presupuesto), será más difícil financiar todas las prioridades para la UE que hemos recogido en nuestras propuestas".

En cualquier caso, a pesar de que el presupuesto para la política de cohesión ha sido reducido en comparación con la propuesta de la Comisión, los 325.000 millones con los que contará en los próximos siete años "todavía ayudarán a respaldar una política modernizada".

"Más eficaz, más transparente, más europea y en el corazón de la agenda 'Europa 2020' para el crecimiento y el empleo", puntualizó.

El comisario recordó que la política de cohesión es una "herramienta principal de inversión" para conseguir las metas que se ha propuesto Europa, y se mostró comprometido a lograrlas.

Asimismo, consideró que el acuerdo "confirma los elementos claves de la reforma" que la Comisión Europea quiere llevar a cabo de la política de cohesión, para que sea más centrada y eficaz, y que contempla fondos para una nueva categoría de regiones, llamadas "de transición".

De no crearse una categoría para ellas, estas regiones, con un PIB entre el 75 % y el 90 % de la media europea, ya no podrían recibir fondos de cohesión pero quedarían lejos del nivel económico que ostentan las regiones ricas.

"Aceptando nuestra nueva categoría de 'regiones de transición' y el principio de proveer fondos también para las regiones más desarrolladas, el acuerdo reconoce que se necesitan inversiones en crecimiento y empleo en todas las regiones de la UE".

Por otra parte, el comisario alertó de que, a pesar de la petición de gastar mejor los fondos comunitarios, "algunas provisiones de este acuerdo pueden retrasar las muy necesarias inversiones para el crecimiento sobre el terreno".

Hahn destacó igualmente que, si el Parlamento Europeo (colegislador junto al Consejo en esta materia) da su aprobación al acuerdo, "podemos continuar nuestras preparaciones para el próximo periodo de programación de la política de cohesión sin más demora".

En ese contexto, expresó su confianza de que la Eurocámara "defienda un presupuesto que responda a los desafíos de hoy en día y respalde nuevas reformas de la política de cohesión, de forma que cada euro que se gaste cuente para (crear) nuevos puestos de trabajo en las regiones europeas".

"Se trata de llevar la inversión de la UE adonde pueda hacer más bien, creando empleo y ayudado a la recuperación de Europa", consideró, y confió en dar seguridad a los inversores sobre dónde los fondos privados "pueden también a apuntalar nuestros esfuerzos".

Los líderes europeos acordaron ayer, tras más de 24 horas de reunión, dotar al presupuesto comunitario para el periodo 2014-2020 de 959.990 millones de euros para los compromisos y 908.400 millones como techo de pago.

Las mayores partidas corresponden a la cohesión y la agricultura.