El Reino Unido, Holanda y Suecia mantendrán los próximos siete años de los llamados cheques, las compensaciones anuales que reciben por su contribución al presupuesto europeo, un mecanismo que también obtendrá Dinamarca, según la última propuesta que discuten los Veintisiete.

Londres conservará intacto su cheque, que le supone cada año una devolución de unos 4.000 millones de euros.

El mantenimiento de esa ventaja era una de las líneas rojas trazadas por el primer ministro británico, David Cameron, al comienzo de las negociaciones del marco presupuestario 2014-2020.

El mecanismo actual, que no tiene fecha de caducidad, está en vigor desde 1984, cuando fue negociado por la entonces primera ministra, Margaret Thatcher, como una fórmula para compensar los escasos fondos agrícolas recibidos por el país.

A pesar de la devolución, Londres es uno de los principales contribuyentes netos al presupuesto comunitario.

Junto al Reino Unido, Holanda y Suecia mantendrán también una compensación anual, de 650 y 160 millones, respectivamente, y se beneficiarán de una reducción en sus contribuciones a través del IVA.

Alemania se beneficia de la misma reducción del IVA que Holanda y Suecia, pero no tiene cheque.

En el caso holandés, su cheque sufre un importante recorte, pues actualmente se situaba en los 1.000 millones de euros.

El cuarto país que contará con una compensación directa anual será Dinamarca, que recibirá 130 millones de euros.

El Gobierno de Copenhague había convertido la obtención de un cheque en una de sus principales reivindicaciones durante las negociaciones presupuestarias.