Las ONG Oxfam y ONE criticaron hoy la reducción del presupuesto comunitario para 2014-2020 que contempla la última propuesta tratada en la cumbre de la Unión Europea (UE), al considerar que supone un "retroceso" en los avances logrados en ayuda humanitaria y cooperación al desarrollo.

Oxfam subrayó en un comunicado la "reducción desproporcionada" de la partida de cooperación y ayuda humanitaria y advirtió de que ello perjudicará a "millones de personas" y supondrá "un retroceso desastroso" sobre los progresos hechos hacia los Objetivos del Milenio (ODM), especialmente en el caso de África.

"También tendrá un indudable impacto negativo en el papel de Europa como actor global", destacó la ONG.

En la misma línea, la organización humanitaria ONE alertó de que los recortes en el presupuesto de la UE lastrarán las políticas para los países más desfavorecidos que ya están en marcha, en concreto los programas destinados a promover la vacunación, la educación elemental o el acceso a agua potable.

"En estas últimas horas críticas de negociaciones en la cumbre, los líderes deben tener la valentía de apoyar a los más desfavorecidos del mundo", señaló ONE en un comunicado.

Ambas organizaciones recordaron que la UE se comprometió en 2005 a destinar el 0,7 % de su presupuesto a ayuda al desarrollo para 2015, un objetivo "del que se está muy lejos actualmente".

La actual propuesta de la Comisión Europea (CE) para el presupuesto 2014-2020 incluye 51.000 millones de euros para cooperación y ayuda humanitaria, aunque ONE criticó que una parte importante (30.000 millones) dependa del Fondo Europeo de Desarrollo (FED), cartera que se está negociando por separado del presupuesto principal y para la que se prevén recortes significativos.

Los líderes de la UE negocian aún para lograr finalmente un acuerdo definitivo sobre el proyecto presupuestario para 2014-2020.

La última propuesta de compromiso presentada de madrugada por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, contenía un nuevo recorte de 13.000 millones de euros que no satisfizo a algunas delegaciones.

El tijeretazo que planteó el presidente del Consejo Europeo se suma a los 80.000 millones de euros ya rebajados en noviembre y supondría una reducción del techo de gasto durante los próximos siete años de 33.000 millones de euros respecto al anterior periodo presupuestario (2007-2013).

Van Rompuy presentará un proyecto revisado para contentar a los que no quieren dar su aprobación a las cuentas y lograr así la unanimidad requerida para pasar el texto al Parlamento Europeo para su aprobación o veto.