El ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, John Baird, viajará hoy a Washington para reunirse con el nuevo secretario de Estado, John Kerry, y defender el oleoducto Keystone XL que conectará los campos petrolíferos canadienses con refinerías estadounidenses.

Baird es el primer ministro de Asuntos Exteriores que se reunirá con Kerry tras su confirmación como secretario de Estado.

El ministro canadiense fue también uno de los primeros que llamó a Kerry el sábado para felicitarle por su confirmación.

Baird reveló esta semana que durante esa conferencia telefónica ya defendió la construcción Keystone XL, un oleoducto al que se oponen grupos medioambientales de Canadá y Estados Unidos pero que Ottawa considera fundamental para el desarrollo económico del país.

El actual Gobierno considera tan importante el desarrollo de los campos petrolíferos de las arenas bituminosas de Alberta, una de las mayores reservas de crudo del mundo, que el primer ministro canadiense, Stephen Harper, ha amenazado a EE.UU. con vender su petróleo a China si Washington no aprueba Keystone XL.

Baird dijo hoy a través de un comunicado que "deseo trabajar con el secretario Kerry para buscar nuevas formas de crear empleos, crecimiento y oportunidad en ambos lados de nuestra frontera".

"Canadá y los Estados Unidos son amigos, aliados y socios en la economía, la energía y el medio ambiente. Los fuertes lazos de nuestra cooperación están cimentados en nuestros valores e intereses comunes", añadió Baird.