El Gobierno yemení pidió a la ONU que se abra una investigación a Irán para determinar si son ciertas las informaciones que apuntan un posible envío de armas iraníes hacia su país.

Así lo aseguró hoy el enviado especial de la ONU para Yemen, Yamal Benomar, quien precisó tras reunirse con el Consejo de Seguridad que están estudiando la petición de las autoridades yemeníes al comité de sanciones.

"Se ha visto un barco en aguas yemeníes con un cargamento de armas, algunas sofisticadas como misiles, y el Gobierno ha pedido al comité de sanciones una investigación completa que ahora está estudiando el consejo", dijo Benomar.

El diplomático marroquí detalló a la salida de las consultas celebradas a puerta cerrada que esa investigación debería servir para determinar "de dónde venía el cargamento de armas y quién era el destinatario".

El pasado 23 de enero, las autoridades de Yemen, con la ayuda de EE.UU., interceptaron un barco que transportaba misiles, suministrados presuntamente por la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite de las Fuerzas de Seguridad iraníes.

Irán calificó de "irresponsables" esas informaciones y señaló que "la seguridad de Yemen es importante", después de que el Pentágono acusara a Teherán de intensificar su campaña de desestabilización en la región mediante el contrabando de armas a grupos extremistas.

El presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, acusó en octubre pasado al régimen de Teherán de apoyar a movimientos separatistas en el sur del país, que se quejan de que están marginados.

Por otro lado, el enviado especial celebró hoy como "un paso importante" el anuncio de un diálogo nacional en Yemen a partir del próximo 18 de marzo pero advirtió que el proceso de transición está "a medio camino" y el trabajo que queda por delante es "tremendo".

"Aún queda mucho trabajo por hacer y el éxito de la transición no será posible sin el apoyo claro del Consejo de Seguridad. No hay tiempo para las complacencias y no habrá segundas oportunidades", dijo Benomar.

El enviado especial advirtió que Yemen se encuentra "a medio camino" en su proceso de transición, reiteró que el trabajo que queda todavía por delante es "tremendo" y que los retos para este año son "formidables".

En este sentido, el diplomático marroquí destacó los "progresos" logrados hasta la fecha y celebró que el proceso transitorio esté "encaminado", pero advirtió que hay una "resistencia activa" a esa transición y que se están poniendo algunos "obstáculos".

Durante su encuentro a puerta cerrada con los miembros del Consejo de Seguridad, Benomar lamentó que hasta ahora se haya transformado en ayuda directa "muy poco" de los 8.000 millones de dólares donados por la comunidad internacional.

Asimismo, el enviado especial destacó que la crisis humanitaria en Yemen continúa siendo "frágil" y dijo que las necesidades de ayuda han aumentado en un 22 % con respecto al año pasado, hasta situarse por encima de los 700 millones de dólares.

"Aún queda mucho trabajo por hacer y el éxito de la transición no será posible sin el apoyo claro del Consejo de Seguridad. No hay tiempo para las complacencias y no habrá segundas oportunidades", sentenció Benomar.

El diálogo anunciado por el presidente nace bajo la amenaza de que las diferencias políticas dominen la conferencia, entre los llamamientos a la separación del sur del país y el conflicto con los rebeldes chiíes hutíes en el norte del Yemen.