El ministro de Asuntos Exteriores chino, Yang Jiechi, asegura que el gigante asiático está abierto a una solución al conflicto sirio siempre que ésta sea "ampliamente aceptada" por los sirios, afirmó hoy su portavoz.

Tras mantener una reunión el miércoles con el viceministro de Asuntos Exteriores sirio, Faisal Al Miqdad, Yang afirmó que el conflicto "está en una coyuntura crítica" e instó al Gobierno y a la oposición del país a trabajar por una solución política que esté vinculada al acuerdo de Ginebra.

Celebrado en junio del año pasado en la ciudad suiza, la reunión de los ministros de exteriores de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y de otros países propuso el establecimiento de un gobierno de transición con la participación de las autoridades sirias y las fuerzas de la oposición.

"Es urgente seguir adelante con el proceso de resolución política del conflicto. Hay que identificar medidas prácticas y viables para entablar un diálogo y transición política cuanto antes", dijo Yang, según la portavoz de su Ministerio, Hua Chunying.

Según explicó hoy Hua, Yang dejó claro a Al Miqdad que las aspiraciones del pueblo sirio "tienen que ser respetadas" y que la solución a la crisis "debe reflejar su voluntad y ser aceptada por todas las partes".

El ministro chino también pidió apoyar los esfuerzos de mediación del enviado especial de las Naciones Unidas y Liga Árabe en Siria, Lakhdar Brahimi, subrayó Hua.

Al Miqdad, por su parte, aseguró que el Gobierno sirio está listo para impulsar "una propuesta basada en el espíritu de la reunión de Ginebra" y que mantendrá la cooperación con Brahimi para garantizar que la asistencia humanitaria llegue a todas las partes del país.

Según Hua, Yang remarcó que China "siempre ha sido objetiva y justa con el conflicto sirio".

Faisal Al Miqdad llegó a Pekín el pasado lunes para una visita de cuatro días, en los que se ha reunido, además de Yang, con su homólogo chino Zhai Jun.

Antes que el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, tanto miembros del gobierno como de la oposición han visitado China en el último año con el fin de recabar apoyos del gigante asiático.

La importancia de Pekín en el conflicto es clave, ya que el Consejo de Seguridad de la ONU está paralizado al respecto después de que Rusia y China -ambos miembros permanentes- hayan vetado en tres ocasiones resoluciones presentadas por países occidentales para incrementar la presión sobre el régimen de Al Asad.