El secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, advirtió hoy que los recortes automáticos del gasto que entrarán en vigor el 1 de marzo si demócratas y republicanos en el Congreso no alcanzan un acuerdo antes para evitarlos, ponen en riesgo la seguridad del país.

"Esto no es ningún chiste malo", advirtió Panetta, "si estos recortes se producen, causarán serios trastornos a los programas de defensa y disminuirá la preparación de las Fuerzas Armadas".

En un duro discurso pronunciado en la Universidad de Georgetown, uno de los últimos antes de que deje su cargo este mes, Panetta criticó a demócratas y republicanos por no ser capaces de lograr un acuerdo para evitar esta "incertidumbre" que "amenaza a nuestra seguridad y nuestro futuro económico".

Panetta subrayó que, si el Congreso no llega a un acuerdo antes del 1 de marzo, el Departamento tendrá que reducir 46.000 millones de dólares en gasto y 35.000 millones de dólares en fondos operativos para las Fuerzas Armadas.

Debido a una decisión del Congreso adoptada en agosto de 2011, si el Congreso y la Casa Blanca no se ponen de acuerdo sobre recortes específicos destinados a reducir el déficit presupuestario, el 1 de marzo entrarán en vigor recortes automáticos del gasto, la mitad de los cuales en el presupuesto destinado a Defensa, algo que Panetta consideró una "locura" que "nadie en su sano juicio debe permitir".

El secretario de Defensa criticó por igual la actitud de republicanos y demócratas por estar dispuestos a llegar a que se produzcan estos "peligrosos recortes" con el fin de "culpar a la otra parte de las consecuencias".

El Departamento de Defensa ya ha comenzado a rescindir algunos contratos y pidió a los distintos servicios de las Fuerzas Armadas que presenten un plan detallando medidas de recorte a corto plazo.

El Pentágono podría despedir a 46.000 empleados temporales y contratistas, y reducir la jornada laboral a otros 800.000 empleados civiles del Departamento de Defensa, lo que implicaría hasta una reducción del 20 % de su salario.

De producirse los "recortes automáticos", tendrían que reducirse en un tercio las operaciones en el Pacífico Occidental y recortarse los contratos de mantenimiento y las horas de vuelo de la Fuerza Aérea lo que pondría a las unidades "por debajo de los niveles de preparación aceptables para final de este año fiscal", alertó.

Panetta subrayó además de que estos "recortes automáticos" también tendrán un "serio impacto" en educación, subvenciones sociales y ayudas sanitarias, en concreto señaló que 700.000 mujeres y niños dejarán de recibir asistencia nutricional por falta de presupuesto.

"Se trata de una serie de programas que apoyan nuestra calidad de vida en este país", dijo Panetta, algo que consideró "es importante para nuestra seguridad nacional".

Penetta urgió al Congreso a tomar medidas a largo plazo, no simples "medidas temporales" para evitar los recortes automáticos en marzo y seguir retrasando una solución definitiva.