El Parlamento Europeo (PE) criticó hoy que el Consejo europeo utilice un método "oscurantista" en las negociaciones del presupuesto europeo plurianual para el periodo 2014-2020 ya que en la víspera de la cumbre la Eurocámara no ha recibido la propuesta que tendrán sobre la mesa los Veintisiete.

"Mañana harán ver que es una negociación de política europea, pero será un acomodo de cada interés nacional (...). Que no nos comuniquen nada al Parlamento Europeo es un déficit democrático, es cínico y oscurantista", dijo en rueda de prensa el presidente de la Comisión de Presupuestos de la Eurocámara, Alain Lamassoure.

"Ni Wikileaks sabe lo que discutirán mañana los jefes de Estado y Gobierno", señaló el eurodiputado conservador francés, que dijo que "en un sistema democrático no se puede actuar así".

Lamassoure dijo a los periodistas que, aunque los gobiernos lleguen a un acuerdo político "de cara a los ciudadanos" sobre las cuentas europeas para los próximos siete años, en la negociación con el PE necesaria para el visto bueno final la Eurocámara no cederá ante algunas líneas rojas.

Entre ellas, la posibilidad de que el recorte al presupuesto comunitario respecto a lo propuesto por la Comisión Europea llegue a los 90.000 millones de euros, esto es, "que en 2020 se cuente con el mismo presupuesto que en 2008".

"No vamos a condenar a nuestros sucesores a la austeridad presupuestaria y que no puedan financiar las políticas europeas del futuro", señaló el francés.

Lamassoure dijo que el PE "no tiene prisa" en aprobar el presupuesto plurianual y que antes de aprobar un proyecto que no les convenza prefiere que se prorrogue automáticamente el presupuesto 2013.

En el debate previo a la cumbre que llevaron a cabo este miércoles los eurodiputados, el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, advirtió en la misma línea que no dará luz verde a un presupuesto deficitario, esto es, que por los recortes que exigen algunos países no se pueda hacer frente en próximos años a los pagos y compromisos ya alcanzados para programas europeos.

"El presupuesto tiene que quedar equilibrado, no podemos aceptar el déficit en cuentas, es contrario a la legislación", señaló el socialdemócrata alemán en referencia a los 16.000 millones que faltan por aportar para el equilibrio de las cuentas.

El presidente del PPE, Joseph Daul, destacó en su intervención al pleno que la negociación para el presupuesto tenga lugar "a puerta cerrada" y sin debate previo del PE.

"Si se toman decisiones a puerta cerrada, muchas veces da la sensación de que no tienen en cuenta el interés común", dijo el eurodiputado alsaciano.

Por su parte, el líder de los socialdemócratas europeos (S&D), Hannes Swoboda, pidió un presupuesto "flexible" y apuntó que "un parlamento responsable rechazará cualquier acuerdo que no responda a las necesidades de la ciudadanía".