El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, planea reunirse "pronto" con los secretarios generales de la ONU, Ban Ki Moon, y de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, indicó hoy la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Kerry telefoneó el martes a Ban y hoy a Rasmussen, y con ambos habló de su voluntad de encontrarse con ellos "relativamente pronto", aunque la fecha y el lugar están aún pendientes de confirmar, informó Nuland en su conferencia de prensa diaria.

En la conversación de hoy con el titular de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), hablaron sobre Afganistán y la próxima reunión de ministros de Exteriores de la Alianza Atlántica, prevista para abril, indicó Nuland.

Con Ban, conversó sobre el estado del proceso de paz en Oriente Próximo, la situación en Siria y en Irán, la "retórica provocadora de Corea del Norte" y el cambio climático, explicó la portavoz.

En la ronda de llamadas que lleva a cabo desde que asumió el cargo el pasado viernes, Kerry telefoneó también el martes al ministro de Exteriores indio, Salman Khurshid, y hoy llamó a su homólogo ruso, Sergéi Lavrov.

Kerry planteó a Lavrov su voluntad de que Rusia "reanude la mayoría de casos que ya se habían procesado" cuando Moscú prohibió en diciembre las adopciones de niños rusos por familias de Estados Unidos, y también las preocupaciones del gobierno estadounidense sobre los derechos humanos en el país ruso, según Nuland.

La conversación, de unos 40 minutos de duración, estuvo muy centrada en Siria, en el apoyo de ambos al enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Lajdar Brahimi, y en "la necesidad de seguir cerrando brechas entre Estados Unidos y Rusia sobre cómo apoyar una transición en el país", explicó la portavoz.

"Creemos que el rol que Rusia representa sigue proporcionando cierto grado de comodidad a (Bachar) Al Asad y a su círculo cercano, (dándoles la impresión) de que están menos aislados de lo que deberían", indicó.

"Seguimos pidiendo a los rusos que envíen una señal no sólo a Al Asad, sino a quienes le rodean y aún le apoyan, y dejen cada vez más claro que ellos también ven una Siria sin él", agregó.

Rusia ha mostrado abiertamente su satisfacción por la llegada al Departamento de Estado de Kerry, dado que acusaba directamente a su antecesora, Hillary Clinton, de la creciente tensión bilateral en torno a asuntos como Siria, las adopciones y la ley Magnitski, por la que EE.UU. impuso sanciones a ciertos funcionarios rusos.