El presidente palestino, Mahmud Abás, insistió hoy en que su país acudirá a las instituciones internacionales si Israel continúa su política de ampliar los asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Oriental.

En su discurso durante la XII cumbre de jefes de Estado de la Organización de la Cooperación Islámica (OCI), que se celebra hoy y mañana en El Cairo, Abás denunció "las políticas de agresión de Israel a lo largo de más de cuatro décadas".

"Buscamos un nuevo mecanismo para resolver el conflicto", afirmó el líder palestino, que insistió en la posibilidad de utilizar los medios disponibles, como el de dirigirse a las instituciones internacionales si persiste la política israelí de expansión de los asentamientos de colonos judíos.

Asimismo, consideró que la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad de la ONU deben asumir sus responsabilidades por la cuestión palestina.

En su mensaje a los representantes de los países musulmanes, Abás les pidió su apoyo para que Palestina supere el "bloqueo" y las dificultades económicas que atraviesa.

"Nuestra nación musulmana necesita dar un paso serio para instar a las grandes potencias a que presionen a Israel para que detenga su ocupación", agregó el presidente palestino.

Después de que la Asamblea General de la ONU reconociera el pasado 29 de noviembre a Palestina como Estado observador, Israel anunció la construcción de nuevos asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este y suspendió la transferencia de los impuestos que recauda en nombre de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), dirigida por Abás.

El cambio de estatus de Palestina en Naciones Unidas le abrió la puerta para acudir a la Corte Penal Internacional (CPI) y reclamar el cumplimiento de las convenciones internacionales sobre derecho de guerra y humanitario que, entre otras cuestiones, consideran un crimen la transferencia de población de la potencia ocupante al territorio ocupado.

La XII Cumbre de la Organización de la Cooperación Islámica (OCI) arrancó hoy en El Cairo con la guerra en Siria y los asentamientos israelíes en Palestina como temas prioritarios de su agenda.